Canadá anunció el viernes aranceles de represalia por 12,600 millones de dólares contra Estados Unidos en respuesta a los derechos a la importación que el gobierno de Donald Trump impuso sobre las importaciones de acero y aluminio.

Canadá puso en vigor a partir de este domingo aranceles de entre 10 y 25% a la importación de productos estadunidenses como veleros, whisky, madera contrachapada, refrigeradores, lavadoras y herbicidas.

“Tal como ha dicho en conversaciones anteriores y en público, el primer ministro dijo que Canadá no ha tenido más opción que anunciar contramedidas recíprocas frente a los aranceles al acero y al aluminio que Estados Unidos impuso el 1 de junio del 2018”, expuso Trudeau en un comunicado.

Añadió que él y Trump acordaron estar en estrecha comunicación sobre el camino a seguir en esta materia. Estados Unidos anunció el 8 de marzo que fijaría aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional y otorgó a 34 países exenciones, las cuales mantuvo a cambio de límites a través de cupos para los casos de Brasil, Argentina, Corea del Sur y Australia, mientras las extendió sólo hasta el 1 de junio para México, Canadá y las 28 naciones de la Unión Europea. Inicialmente, estas tarifas entraron en vigor el 23 de marzo.

“Canadá siempre ha sido una fuente segura y confiable de acero y aluminio para el mercado de Estados Unidos. Las tarifas introducidas por Estados Unidos sobre el acero y el aluminio canadiense son proteccionistas e ilegales, según las normas de la Organización Mundial de Comercio y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, las mismas reglas que Estados Unidos ayudó a escribir”, dijo en una declaración la ministra de Relaciones Exteriores canadiense, Chrystia Freeland.

“Es con pesar que tomamos estas contramedidas, pero las tarifas de Estados Unidos no dejan a Canadá otra opción que defender nuestras industrias, nuestros trabajadores y nuestras comunidades y nos mantendremos firmes al hacerlo. La solución real a esta disputa desafortunada y sin precedentes es que Estados Unidos rescinda sus aranceles sobre nuestro acero y aluminio”, condicionó Freeland.

Muchos productos estadounidenses fueron escogidos más por su impacto político que económico. Por ejemplo, Canadá importa cada año sólo 3 millones de dólares de yogurt de Estados Unidos y la mayoría proviene de una planta en Wisconsin, estado del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan. El producto pagará ahora un arancel de 10 por ciento.

“Ésta es una medida perfectamente recíproca. Es una respuesta dólar por dólar”, declaró Freeland.

Comercio exterior

Peña y Trudeau dialogan sobre TLCAN y CPTPP

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dialogaron sobre las medidas que han tomado estos países como respuesta a la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos.

Los mandatarios hablaron además sobre los avances en la aprobación del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, también conocido como TPP 11), el cual fue presentado al Parlamento canadiense durante mayo, donde está siendo discutido.

Tras la decisión de Estados Unidos de abandonar el TPP se constituyó el TPP 11, integrado por los 11 países restantes: Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Ese acuerdo permitirá a México expandir su apertura comercial en la zona más dinámica del mundo, el mercado asiático, destacó la Presidencia de la República en un comunicado.

La conversación telefónica se dio en el marco del diálogo constante que han mantenido México y Canadá en torno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en el que también participa Estados Unidos. En el 2017, Estados Unidos, Canadá y México emprendieron las negociaciones para modernizar el TLCAN, vigente desde 1994, y poder hacer frente al nuevo contexto mundial. (Con información de Notimex)

rmorales@eleconomista.com.mx