Tras 15 años de pérdida de competitividad de las empresas mexicanas, el sector industrial demanda al nuevo gobierno redefinir el papel del Estado y los límites del mercado que permitan evitar sus fallas, a fin de fomentar a la empresa nacional, en especial a la pequeña y mediana.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), la planta productiva acumula más de dos sexenios en agonía en competitividad, en donde los principales factores son: las dificultades de acceso al financiamiento, limitaciones al desarrollo y adaptación de tecnología, inadecuados sistemas de administración, producción y comercialización.

En estas condiciones, las empresas nacionales –principalmente las pymes-, cuya producción se destina al mercado interno, enfrentan una situación de desventaja desleal, lo que en muchas ocasiones ha provocado la desintegración del tejido industrial y el rompimiento de cadenas productivas , destaca la industria a través de su Sinopsis Económica.

Ante ello, la industria nacional advirtió: ni el intervencionismo gubernamental ni el liberalismo a ultranza constituyen opciones viables para el crecimiento económico en medio de turbulencia internacional.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) que dirige Francisco Funtanet sentencia que al establecer límites y mecanismos de control al mercado y la intervención gubernamental se evitará la depredación de los sectores económicos, y en cambio permitirán modernizarse y competir.

Es preciso revalorar y ubicar en su justa dimensión el papel del mercado interno en el desarrollo nacional, así como la rearticulación de cadenas productivas, la modernización de las empresas de menor tamaño y la reanimación de la industrialización basada en la sustitución competitiva de importaciones , refiere en su análisis semanal, Radiografía de la Economía y la Industria Mexicana Concamin.

México requiere un ajuste integral al modelo de desarrollo, ya que a pesar de que el sector exportador seguirá siendo uno de los más importantes motores para el desarrollo, urge ocuparse del mercado interno.

El organismo que dirige Sergio Cervantes refiere que actualmente, la planta industrial mantiene cerca del 30%de su capacidad instalada, en forma ociosa, lo que repercute de manera directa en los costos, la competitividad y la permanencia de las empresas mexicanas en el mercado.

Pese a que en días pasados, el Banco Mundial dio a conocer los resultados del Reporte del Doing Business (haciendo negocios en México), en el cual México avanzo 5 posiciones, aspecto que sin duda, mejorara el ambiente de negocios en el país; esto no ha sido suficiente.