Los industriales de la transformación plantearon apuntalar a México bajo una nueva etapa de competitividad, basada en una mano de obra productiva e inversión en el capital humano, que lleven a un desarrollo de empresas competitivas sustentables.

Con ello, sumado a las reformas estructurales, México se convertirá en la séptima economía más grande del mundo en el 2020 y aportará 7.8% del PIB mundial, más que Rusia e India, como lo pronosticó la correduría de Goldman Sachs.

Ya no más en la mano de obra barata basar la productividad y competitividad de México, indicó la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

El organismo que dirige Sergio Cervantes establece que México requiere de una estrategia de crecimiento competitivo, con empleo productivo y equidad, y con una visión de futuro cuyo centro sea una política activa de fomento para la competitividad de México, como empresa-país. Propuso a la política industrial como objetivo central de la nueva estrategia.

La planta productiva constituye una prioridad nacional, que requiere de la atención de todos los agentes económicos… Para alcanzar los desafíos de modernidad pendientes en México, es necesario crear las condiciones que permitan: generar ventajas competitivas dinámicas; ampliar la oferta de productos y servicios con mayor valor agregado; profundizar la articulación entre y al interior de los tejidos productivos, y fomentar la acumulación de capital social .

[email protected]