Para que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) aprovechen totalmente su capacidad, se requiere que la siguiente administración ponga atención especial en la manera como debe apoyarse a este sector, subrayó la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

El organismo sostuvo que en el entorno en el que se desenvuelven las Pymes se debe lograr un buen desempeño en los próximos años para impedir que los resultados económicos sean negativos, especialmente en materia de creación de empleos y de distribución del ingreso.

La experiencia internacional nos muestra que sólo con un gran acuerdo nacional en favor de la pequeña y mediana industria se puede dar un cambio profundo en las posibilidades de crecimiento económico sobre bases más firmes , aseveró.

No hay otro sector con el potencial de generar un gran número de plazas de trabajo y con una participación adecuada, en el Producto Interno Bruto (PIB), como el que ofrecen estas empresas, reconoció.

En su reporte semanal Sinopsis económica , señaló que la experiencia de otros países muestra que este sector puede cumplir un papel relevante si cuenta con las condiciones apropiadas y con un apoyo puntual.

En todas las economías del mundo, las Pymes son de gran importancia: en Europa se estima que 97% de todas las empresas son pequeñas y medianas, mientras que en Japón, Chile y México, 99% cubren este estrato.

Aun cuando se ha realizado un gran esfuerzo en la materia, este no ha sido suficiente para resolver la problemática de competitividad de dichas empresas, dejándolas marginadas de la dinámica industrial .

Por ello, planteó, es necesario contar con una política industrial de largo plazo, de 20 a 30 años, que permita crear la industria fuerte que México requiere.

Para que esta industria cuente con un futuro promisorio es necesario un marco de política macro económica sostenida, así como un proyecto nacional de desarrollo industrial de largo plazo concertado que cuente con recursos fiscales y financieros suficientes.

Asimismo, una política de promoción de la competitividad y del desarrollo regional fortaleciendo la infraestructura física e institucional en estados y municipios, y un programa de apoyo integral a las Pymes.

El organismo recomendó impulsar aquellos sectores con potencial en la industria ligera donde hay grandes posibilidades y que han sido desaprovechadas como el sector petroquímico.

También, seguir con el apoyo a sectores donde se ha demostrado capacidad y experiencia exportadora, como son el automotriz, electrónico, cementero, vidrio, cerveza, entre otros, así como la innovación, capacitación e impulso selectivo en materia tecnológica.

De igual forma, se requieren nuevos instrumentos de política industrial, financiera, fiscal y compras de gobierno; promover la competencia y proteger al consumidor sin desproteger a la industria nacional, y consolidar y diversificar las exportaciones aprovechando los acuerdos comerciales internacionales, con una estrategia equilibrada con el mercado interno.

Para la Canacintra, todos estos instrumentos de promoción deben establecerse en un marco programático de largo alcance.

De hecho, añadió, la construcción de una política industrial es condición indispensable para dar un marco de referencia a los inversionistas, pues establecería directrices y objetivos pero, sobre todo, una visión de largo plazo para la construcción de una industria más sólida.

klm