Monterrey.- La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero (Canacero) propuso la implementación de una política industrial con fundamento en el aprovechamiento de las capacidades regionales, para frenar la desaceleración y pérdida de competitividad en las industrias mexicanas.

Así lo establece un análisis de la Canacero, elaborado con apoyo de un grupo de economistas del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Los resultados que se observan en algunos rubros son insuficientes para compensar la desaceleración industrial , dijo.

Detalló que el entorno se enrarece aún más cuando se toma en consideración la salida de capitales que en los últimos meses se suscitó y lo cual llevó a una importante depreciación del tipo de cambio .

Para las empresas nacionales, que además enfrentan un aumento en los precios de los energéticos, lo anterior se traduce en una pérdida de competitividad y en una disminución de su capacidad productiva, enfatizó.

Por tanto, en el 2012 las definiciones políticas que se realizarán deberán tomar en cuenta, con seriedad, que la situación de la industria se ha deteriorado y ante lo cual es preciso actuar.

Resaltó la urgencia en la elaboración de un programa de gobierno que contemple la implementación de una política industrial, con fundamento en el aprovechamiento de las capacidades regionales es esencial .

En 2012, enfatizó, realizar una evaluación sobre la situación económica y social de México es inevitable.

Las razones para ello se encuentran tanto en la necesidad de solucionar el rezago productivo y de bienestar social más urgente, como en plantear los requerimientos que la sociedad mexicana y los partidos políticos deben tomar en cuenta para las próximas elecciones federales, estatales y municipales que se tendrán en el país , expresó.

Destacó que las manufacturas tienen un estrecho vínculo con el desempeño de Estados Unidos, por lo que depende la evolución de la economía mexicana.

Destacó que el observar que la producción de equipo eléctrico y de cómputo, por citar un par de ejemplos relevantes, ha entrado a una fase de marcada desaceleración dentro de la actividad industrial estadunidense, es un indicativo de que las exportaciones de dicho grupo ha comenzado a disminuir su ritmo de expansión.

El mayor impacto negativo proviene del sector automotriz, el cual ya manifiesta un ciclo económico a la baja , dijo.

A partir de ello puede asegurarse que la expansión provocada por los programas de apoyo implementados en Estados Unidos ha llegado a su fin , agregó.

Consideró que en consecuencia la producción de automóviles en México solo obedecerá a las capacidades de compra del ciudadano estadunidense y del mercado interno nacional, las cual no pasan por su mejor momento.

Manifestó que considerando un periodo de tiempo más amplio, particularmente los primeros cinco años del presente sexenio, los resultados revelan un severo rezago productivo .

A nivel agregado, detalló, la actividad industrial únicamente ha crecido 0.8% entre 2006 y 2011.

El mejor desempeño corresponde al sector de electricidad, agua y gas, el mismo que presenta un incremento de 2.36%, externo.

En contrasentido, apunto, el rubro de la minería tiene una tasa negativa del 1.05%, mientras que construcción y manufacturas crecieron únicamente en 0.98% y 1.29%, respectivamente.

klm