El 80% de la sindicalización en la industria automotriz está representada por la Confederación de Trabajadores de México (CTM), pero empezará a romperse ese dominio y llegarán nuevas fuerzas sindicales agrupadas en el Sindicato Minero y la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) quienes ya están trabajando, lo que requiere es poner atención de las empresas para transitar hacia el nuevo modelo laboral.

Así lo expusieron especialista laborales en el foro "La Reforma Laboral. Oportunidades y Soluciones en las relaciones organizacionales” que organizó la consultora Mercer quien lanzó la nueva herramienta sobre sindicalización que permitirá a las empresas detectar conflictos laborales, así como la decisión de los trabajadores a mantenerse sindicalizados o no.

Ricardo Martínez Rojas, socio de la firma De la Vega & Martínez, expuso que es indispensable que se cuide el cluster en la zona del Bajío; por lo que las empresas deben entrar en nuevos procesos, “vamos a tener que trabajar mucho para que se mantenga una industria que se hizo poderosa. No podemos perder esa gran oportunidad”.

En su momento, Luis Mirón, del despacho Díaz Mirón, dijo que la paz laboral, en los tiempos de la reforma, se mantendrá en la medida en la que “haya un contrato activo, disminuir la rotación para hacer nuevas contrataciones y romper los vicios. Mantener un buen clima laboral, es una labor compleja”.

Otro sector es el maquilador en el norte del país en donde la CTM se convirtió en una “verdadera agencia de colocación”; lo que traerá que nuevos líderes sindicales busquen una representación real.

Martínez Rojas sostuvo que una acción que se suma a los cambios que trae la reforma es la exigencia de Estados Unidos para que se pague, en el sector automotriz, los 16 dólares la hora; “no debemos tener miedo al pago de 16 dólares".