El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se manifestaron contra la resolución de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) que elimina la regulación asimétrica impuesta desde la reforma contra Petróleos Mexicanos (Pemex), al asegurar que el cambio de reglas en el sector energético inhibe la inversión privada en el país.

A través de un comunicado, el CCE, encabezado por Carlos Salazar Lomelín, expuso que se encuentra “preocupado y sorprendido” por la eliminación de la regulación asimétrica en Pemex TRI, hecha por la CRE.

Desde su punto de vista, los cambios aprobados inhiben la competencia en el mercado de petrolíferos en México y se genera incertidumbre al vulnerarse la confianza de los inversionistas y los consumidores finales, puesto que ahora Pemex podrá ejercer su posición dominante en la venta de hidrocarburos sin restricción alguna.

Además, el organismo expuso que cuando el gobierno federal se había comprometido a no hacer modificaciones a las leyes en el sector energético, a la resolución tomada por la CRE, hay que sumarle las modificaciones a los Certificados de Energía Limpia (CEL) en octubre. “Estas decisiones no abonan a mejorar el clima de negocios, y tampoco representan una ventaja importante para Pemex o para la Comisión Federal de Electricidad”, refirió el sector empresarial.

Por otro lado, la Coparmex advirtió que revertir el acuerdo de precios de venta de primera mano y comercialización de gasolina y diésel sin comprobar que la participación de empresas privadas ha alcanzado 30% del mercado, desestabiliza los marcos regulatorios existentes, destruye la certeza jurídica y perjudica el clima de inversión en el sector.

El sector energético es uno de los principales detonantes de la inversión en México. La apertura a la participación privada en dicho sector permite complementar las inversiones necesarias para generar las condiciones adecuadas que permitirán aterrizar las inversiones en proyectos que fortalezcan las cadenas de suministro de petrolíferos en México. Estos proyectos robustecen la seguridad energética, generan empleos, contribuyen al crecimiento económico, y a la postre, benefician al consumidor, aseguraron.

Cabe recordar que la administración actual prácticamente concluyó la devolución del poder sustancial; es decir, del monopolio a Pemex en los mercados que iniciaron la competencia a partir del 2014. Tan sólo en la última semana, el Poder Judicial falló a favor de Petróleos Mexicanos y gracias a un amparo suspendió su obligación de ceder capacidad de transporte remanente en sus ductos y terminales de transporte y almacenamiento de combustibles.

Esto significa la cancelación de las temporadas abiertas para arrendamiento de capacidad. Además, en la sesión del órgano de gobierno del lunes pasado, la propia CRE dejó sin efectos otro acuerdo, el A057/2018, con el cual el regulador determinaría el tope de precios de venta de primera mano de gasolinas y diésel para sus clientes distribuidores del país. Con el retorno de está atribución, Pemex podrá de nuevo otorgar descuentos.

kgarcia@eleconomista.com.mx