Aparentemente el año nuevo ha traído un aumento en los precios del huevo en Estados Unidos, pues desde el jueves California comenzó a exigir a los avicultores que tengan a sus gallinas en jaulas con suficiente espacio para moverse y estirar sus alas.

El nuevo estándar -respaldado por los defensores de los derechos de los animales- ha enfurecido a muchos productores en todo el país, pues aquellos avicultores de Iowa, Ohio y otros estados que vendan huevos a California deberán cumplir con los mismos requisitos.

Según las nuevas reglas, los productores deberán poner menos gallinas en cada jaula o invertir en gallineros renovados, un gasto que será transferido a los compradores. California es el mayor consumidor de huevos de la nación e importa alrededor de un tercio de su abastecimiento.

Jim Dean, presidente y director general de Centrum Valley Farms en Iowa y Ohio, dijo que una de sus plantas en las que albergaba 1.5 millones de gallinas, ahora está a medio ocupar para cumplir con los estándares de California. Dijo que podría tener que renovar completamente otra construcción.

Los avicultores que como él tienen sus plantas en zonas de clima frío, tendrán que instalar calentadores para compensar el calor que se generaban las propias gallinas anteriormente al vivir en jaulas más apretadas. Dean dijo que eso es algo que no pensaron los funcionarios en la soleada California.

"Estamos hablando de millones y millones de dólares", dijo. "No es algo barato o que pueda modificarse fácilmente, por lo menos no en el Centro-Norte del país", dijo.

Los votantes de California aprobaron en 2008 la ley, respaldada por los defensores de los derechos de los animales, para hacer que las gallinas ponedoras dejaran de residir en jaulas estrechas y fuesen colocadas, a partir del 1 de enero de 2015, en recintos más amplios que les den espacio para estirarse, darse la vuelta y batir sus alas.

Los legisladores estatales ampliaron la legislación original con otra en 2010 que requiere que el cumplimiento también se aplique fuera del estado.

Los precios del huevo subieron en anticipación a la legislación, dijo Dave Heylen, de la organización California Grocers Association. Agregó que la temporada de fin de año, el frío en todo el país y el aumento de las exportaciones a México y Canadá también contribuyeron a la subida de precios a fines de 2014. Dijo esperar que los suministros se mantengan adecuadamente para satisfacer la demanda en el estado.

El experto en economía agrícola de la Universidad de California en Davis Daniel Sumner admitió que aunque los precios puedan aumentar drásticamente al principio de este año, con el tiempo se estabilizarán y el alza será de entre 10% y 40% en California y regresen a sus niveles normales en otras partes del país.

Si los granjeros reducen el número de gallinas para cumplir con la normativa de California sobre el espacio en las jaulas, es posible una disminución en la oferta de huevo, según Sumner.

"Tanta incertidumbre podría causar cierta alteración del mercado, creo", agregó.

Wayne Pacelle, presidente y director general de la Humane Society of the United States, considera que el costo que se traslade a los consumidores será mínimo y que valdrá la pena por el bienestar de las gallinas, que proveen suficientes huevos para que cada persona consuma un promedio de 250 al año.

Durante décadas, los productores han hacinado las jaulas con seis u ocho gallinas sin que éstas tengan espacio para moverse, afirmó.

"Este es el último del confinamiento en jaulas en la agricultura industrial", señaló Pacelle, cuya organización encabeza las reformas.

Según Pacelle, la cadena Starbucks anunció en diciembre que eliminará la venta de productos fabricados con huevos provenientes de gallinas enjauladas, siguiendo el ejemplo de Burger King y Whole Foods.

El Departamento de Alimentos y Agricultura de California, al margen de una iniciativa electoral, puso en marcha normas que aumentan en un 70% el espacio a las gallinas, lo cual es mejor pero no suficiente en opinión de Pacelle.

Las personas de bajos ingresos que dependen del consumo de huevo como fuente económica de proteínas podrían ser las más perjudicadas con la ley sobre jaulas de California, dijo esta semana en un informe el Centro de la Industria del Huevo en la Universidad Estatal de Iowa.

Ante el pronóstico de un alza de 15%, el costo de una docena de huevos podría aumentar 27 centavos de dólar, debido a lo cual una familia de cuatro integrantes podría pagar 15.93 dólares más al año, según el informe.

California ha prevalecido en las demandas en su contra, incluidas seis que presentaron importantes estados productores de huevo. Los demandantes arguyeron que California dicta precios del mercado en otros estados en violación a la Cláusula de Comercio prevista en la Constitución. Hay apelaciones pendientes de solución.

Ken Klippen, de la Asociación Nacional de Productores de Huevo, dijo que debido a la normativa en California, además de elevarse el precio en las tiendas y poner presión sobre la oferta, aumentarán las lesiones entre las gallinas porque colocarlas en jaulas más grandes les permitirá correr con las subsecuentes roturas de piernas y alas.

"Eso no ayudará a las gallinas", afirmó. "Tampoco ayudará a los consumidores", apuntó.