De las 32 entidades, 11 registraron una contracción en su producción manufacturera en octubre del 2013 en comparación con igual mes del 2012, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Se trata de Puebla, Hidalgo, San Luis Potosí, Durango, Colima, Distrito Federal, Nayarit, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz, las cuales registraron una caída de 1.2 y 15 por ciento.

En contraparte, Oaxaca, Baja California Sur, Aguascalientes, Tamaulipas y Sonora fueron aquéllas que obtuvieron las alzas más importantes, con incrementos superiores a 13 por ciento. Lo anterior, cuando la tasa de crecimiento nacional en ese mes fue de apenas 0.1 por ciento.

El Instituto detalló que el sector de las industrias manufactureras registró incrementos en la producción de los subsectores de equipo de transporte; equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos; industria química; productos derivados del petróleo y del carbón; maquinaria y equipo; industria de las bebidas y del tabaco, y de otras industrias manufactureras, principalmente.

No obstante, la industria de la construcción retrocedió, lo cual implicó una reducción en la demanda de materiales de construcción tales como estructuras metálicas; tubos y postes de hierro y acero; cemento y productos derivados; pinturas y recubrimientos; arena y grava; equipo para soldar y soldaduras, entre otros. Esto se explica por las menores obras relacionadas con la edificación, la construcción de obras de ingeniería civil y los trabajos especializados para la construcción.

De acuerdo con el reporte Un mejor panorama económico para 2014 , del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, hacia el final del 2013 la economía en general tuvo un desempeño moderado.

Informa que el énfasis emprendido por el gobierno de la República hacia el sector de la construcción (mediante la inversión de 118,000 millones de pesos para proyectos de infraestructura, sólo por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes) y un mayor dinamismo en el mercado estadounidense tendrá efectos benéficos para el sector manufacturero al elevar la demanda de bienes.

Infografia

erick.ramirez@eleconomista.mx