Hay avances en los juicios de amparos de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) presentados por la reforma laboral. La central obrera ya obtuvo tres suspensiones provisionales de los más de 400 amparos que interpuso el mes pasado.

Esto no significa que los amparos hayan sido otorgados, explica Ángel Celorio Bueno, representante legal de la agrupación, sólo que los cambios en la reforma reclamados por la CTM no les surtirán efecto hasta que se realicen las audiencias, en las cuales se determinará si el amparo se concede o no.

Celorio Bueno detalla que ya tienen programada la audiencia incidental y constitucional para todos los casos en agosto. Por ello, el próximo mes podrían comenzarían las resoluciones del caso. “Nosotros estamos optimistas, pero paralelamente ya estamos preparándonos para recurrir a la revisión de la resolución si viene negativa para que el asunto lo conozca el Tribunal Colegiado. Estamos preparados para recorrer la escalera hasta donde llegue”, enfatiza.

A pesar de que la CTM buscará sensibilizar a los senadores en el Parlamento Abierto sobre los temas que consideran necesarios modificarse en la reforma laboral, los amparos no tendrán marcha atrás. “La única certeza es que el pleno apruebe los cambios. La Comisión (de Trabajo) los puede aprobar y hace suyos nuestros reclamos. A presentarlo en el pleno es donde vemos de qué lado masca la iguana”, expresó.

Preparan contrarreforma

La CTM le pedirá al Senado que se elimine el voto directo en la elección de dirigentes sindicales, tal como se incluyó en la reforma del 1 de mayo. El Parlamento Abierto en materia laboral convocado por el Senado, será aprovechado por la CTM para presentar una propuesta de contrarreforma en la que se incluyan puntos que quedaron fuera de la discusión anterior para no exponer la aprobación del T-MEC.

“El Senado cumplió, programó algunas consultas y ahora programó el Parlamento Abierto que seguramente es donde nos haremos escuchar con nuestras dudas, nuestras inquietudes, buscando que se reforme la ley reformada”, confirma Ángel Celorio Bueno, representante legal de la central obrera en entrevista con El Economista.

Reiteró que la CTM buscará eliminar el voto directo en elecciones sindicales por “falta de respaldo jurídico”. Es decir, explica, no lo contempla la reforma constitucional del 2017, ni los convenios de la Organización Internacional del Trabajo. “Eso lo tenemos que retirar y el ejemplo es muy simple: el voto directo es aquel por el cual el trabajador tiene que venir (a la sede sindical) para la elección de una mesa directiva”, argumenta. De acuerdo con el abogado, este método representa un perjuicio para los centros de trabajo porque implica frenar las actividades productivas, al menos por un día.

La central también pedirá reglas claras en los contratos colectivos, pues consideran que la reforma posibilita a los sindicatos gremiales a “detentar y obtener” una parte del contrato de un sindicato nacional. Por otra parte, la central obrera también buscará el tripartismo del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, un nuevo ente que tendrá entre sus funciones el registro de sindicatos y contratos colectivos.