China Railway Construction Corporation (CRCC) dio a conocer este lunes que ya negocia con el gobierno mexicano reclamos económicos que hará derivados de la suspensión indefinida del Tren de Alta Velocidad (TAV), que en una primera licitación se le había adjudicado al consorcio que lideraba junto con las constructoras locales Teya, Higa y Prodemex.

En un comunicado firmado por el presidente de la paraestatal china, Meng Fengchao, se refiere que cualquier progreso significativo será informado en su momento.

CRCC recordó que el viernes pasado, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, anunció un recorte presupuestal para el 2015 como una consecuencia de la baja de precios que ha registrado el petróleo, medida que incluyó la postergación del TAV.

Tras la revocación del fallo (por mandato presidencial en noviembre pasado), que había dado al consorcio el desarrollo del tren, el director de Transporte Ferroviario y Multimodal, Pablo Suárez, dijo que, basados en la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas (LOPSRM), se realizaría la indemnización correspondiente.

Vamos a ver cuáles son los gastos en los que incurrieron en la presentación y vamos a negociar la afectación que todo esto pudo haber significado , comentó.

Hasta el viernes anterior, el interés de CRCC por participar en el nuevo proyecto había detenido el cobro de su indemnización.

Aunque el monto aún no se ha dado a conocer, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, aseguró a finales del año pasado que el consorcio presidido por CRCC fue el único que cumplió con los tiempos establecidos en la convocatoria y tenían ya trabajando en México a 200 técnicos, además de que gastaron muchos millones de dólares que otras no hicieron .