El mayor campo productor de crudo operado por un privado en el país: Santuario El Golpe, de la francesa Perenco –que lo obtuvo luego de adquirirlo a la inglesa Petrofac que a su vez migró del régimen anterior en sociedad con Petróleos Mexicanos (Pemex) – recibió el rechazo por parte de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para su plan de trabajo y presupuesto del 2022, luego de que al haber logrado producir por encima de los planes, canceló las perforaciones de pozos reduciendo las inversiones comprometidas en los últimos años.  

En cuanto a inversiones, en el plan de desarrollo original el operador había comprometido 154.5 millones de dólares para el 2022, pero este martes presentó su presupuesto que para el año sería de 86.59 millones de dólares, es decir, 68 millones de dólares menos, reducción que se explicó porque para el próximo año no se habían contemplado pozos a perforar, cuando en el plan de desarrollo comprometió 11 perforaciones.  

Así, el equipo técnico de la CNH recomendó no aprobar el plan y presupuesto 2022 porque hay actividad aprobada en el plan del 2021 como la perforación de pozos que no fue ejecutada y no es contemplada en el plan del próximo año.  

Según el dictamen, aprobado por el órgano de gobierno con lo que se obliga a Perenco a presentar un nuevo plan para seguir operando el campo, el plan y presupuesto no es congruente las actividades que está contemplando respecto al plan de desarrollo vigente, porque tiene ductos con diámetro y longitud diferente y la producción real de aceite obtenida por el operador en los años 2019, 2020 y lo que va del 2021 ha tenido una variación de más de 30% respecto a la producción contemplada de aceite para esos mismos años en el Plan de Desarrollo vigente, lo cual actualiza el supuesto de modificación de los lineamientos.  

Alma América Porres, comisionada de la CNH, señaló que aunque va por encima de sus pronósticos de producción, es preocupante que no vaya de acuerdo con su plan inicial, por lo que urgió a que se estudie con el operador los motivos de estos mejores resultados con menos actividades y presupuesto, que incluso puede ser por una presentación incorrecta de sus planes.  

Según el comisionado Héctor Moreira, “tal vez no tienen qué hacer con la producción y nos pueden responder por qué ha sido esto, si con menor actividad han obtenido más, por qué no aumentan la producción”. Y es que existen problemas de contracción de gas en la estación de Pemex y no se ha negociado una nueva línea o un cambio de instalaciones, que deberán proponer para obtener el mayor valor de hidrocarburos y la autorización de su plan para operar el próximo año. Cabe recordar que en este contrato, Perenco tiene una sociedad con Pemex.  

Santuario El Golpe se ubica en Comalcalco, Tabasco, y cuenta con una superficie de 153 kilómetros cuadrados, del contrato de producción compartida inscrito en diciembre de 2017 con una vigencia de 25 años para la extracción de crudo ligero de entre 25 y 37 grados API.

karol.garcia@eleconomista.mx