La actividad petrolera en México se lleva a cabo sólo en 24% de la superficie total considerada con potencial, detalló la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), al revisar el Plan Quinquenal de Licitaciones para Exploración y Extracción de Hidrocarburos 2020-2025, mismo que podría incentivar a que la Secretaría de Energía (Sener) reanude las licitaciones para que empresas privadas obtengan contratos en el país.

Por ley, la Sener debe revisar y actualizar cada año este plan con un horizonte a cinco años, mismo que permaneció similar al del 2018, luego de la cancelación de las últimas dos licitaciones de la Ronda 3 el año pasado. La CNH tiene a su vez la obligación de revisar el plan y dar sus recomendaciones a la Secretaría de Energía, mismas que consistieron en la ampliación de cinco áreas y la incorporación de ocho bloques nuevos, cuatro en aguas someras y cuatro de recursos no convencionales en tierra, para componerse de un total de 471 áreas que podrían licitarse en cinco años si el gobierno reanuda los procesos licitatorios.

La ampliación propuesta por la CNH implica añadir 53 kilómetros cuadrados adicionales en dos áreas para abarcar campos en posesión del estado, así como volver a incluir al bloque Misón que no fue adjudicado en la Ronda 1.2. De esta forma, el volumen remanente para posibles licitaciones será de 1,972 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

En la 53 sesión extraordinaria del órgano de gobierno, Cristian Uriel Moya, director general de la Unidad de Exploración y Extracción del regulador, detalló que la tasa de éxito que se ha obtenido en la exploración por medio de contratos en el país ha sido muy superior a la media global, ubicándose en 89% en 19 pozos perforados.

Sin embargo, los avances que requiere la secretaría para continuar con estos procesos todavía no se observan, ya que faltan por aprobarse 11 planes de exploración y 17 planes de desarrollo, derivados principalmente de la Ronda 3.

Con ello, sólo se ha avanzado en 20% en la perforación de pozos y en 8% en las inversiones comprometidas en el país. Sin embargo, conforme a la maduración de actividades de los contratos las mayores inversiones llegarán a partir del próximo año y hasta el 2022.

Por tanto, el análisis aseguró que los contratos sí han complementado el trabajo del Estado, a cuatro años de su implementación, por lo que se recomendó nuevamente continuar con las licitaciones petroleras. “Considerando únicamente los contratos del plan quinquenal pudieran complementar hasta en 25% la producción del país”, aseguró Moya.

[email protected]