El gobierno mexicano y 14 empresas de 10 países firmaron 16 contratos con una duración de mínimo 30 años en la modalidad de producción compartida –en que comparten con el Estado a partir de las utilidades operativas– para campos exploratorios en aguas someras del Golfo de México, resultantes de la primera licitación de la Ronda Tres, con lo que se oficializa la entrega de todas las áreas adjudicadas desde el arranque de la reforma energética y previo a la jornada electoral del domingo en que según las encuestas la presidencia de la República podría cambiar de partido.

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, recordó que con estas firmas se alcanzaron 107 contratos petroleros y en cuatro años de implementación de la apertura legal se concluyeron nueve licitaciones. Con estos resultados en México operan ya 73 empresas internacionales de 20 países, luego de que durante más de 75 años operó únicamente la empresa nacional, Petróleos Mexicanos (Pemex).

En caso de que exista éxito comercial en todos los bloques adjudicados hasta ahora las inversiones a lo largo de hasta 50 años de duración de los contratos pueden ascender a 160,000 millones de dólares, que a su vez generan una derrame potencial de 90,000 empleos en este escenario.

En tanto, el porcentaje de la utilidad promedio para el Estado en las licitaciones que se han llevado a cabo desde el 2015 hasta la fecha asciende a 74% en promedio.

La firma de estos 16 contratos representa un paso más hacia la consolidación de nuestro nuevo modelo de hidrocarburos”, dijo Joaquín Coldwell, “Pemex, nuestra empresa nacional, ha reafirmado también su participación en el mercado creciente”.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) que condujo todas las licitaciones petroleras realizadas hasta este momento, fungió como firmante por parte del gobierno mexicano en los contratos de la Ronda 3.1, mientras que los ganadores privados firmantes fueron: Repsol, Panamerican Energy (Hokchi Energy en México) Premier Oil, Compañía Española de Petróleo (CEPSA), Capricorn Energy, Citla Energy, Total, ENI, Lukoil, Shell, Deutsche Erdoel, ya sea como socios de un consorcio o en lo individual.

Pemex brilla en Ronda 3.1

Además, Pemex Exploración y Producción obtuvo  seis contratos en consorcio y uno en lo individual, convirtiéndose en el mayor ganador de esta última licitación antes de las elecciones presidenciales.

Según el secretario de Energía, la primera producción de estos campos se espera en 2022 para llegar a un pico de 264,000 barriles diarios de petróleo crudo equivalente al día, que es 9.7% de la producción actual, en el 2025. Por concepto de bonos de desempate tres empresas depositaron ya en el Fondo Mexicano del Petróleo un total de 121.4 millones de dólares, aseguró el presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda.

Para esta última licitación se comprometió la perforación de nueve pozos exploratorios e inversiones mínimas en exploración de 442 millones de dólares, aunque de resultar exitosos, los bloques adjudicados pueden detonar inversiones de hasta 8,626 millones de dólares durante la vida de los contratos, lo que generaría 23,000 empleos y 63,000 indirectos en este escenario. Los bloques adjudicados se ubican en las provincias petroleras someras Burgos Marino, Tampico Misantla, Veracruz y Cuencas del Sureste, frente a las costas de Tamaulipas, Tabasco, Veracruz y Campeche.

kgarcia@eleconomista.com.mx