La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), único organismo facultado constitucionalmente para rescindir contratos petroleros derivados de la reforma energética, aseguró que recibe con beneplácito la decisión tomada por el candidato declarado como ganador de la contienda presidencial tras los primeros resultados del PREP, Andrés Manuel López Obrador, de iniciar un proceso de revisión de estas adjudicaciones y señaló que de haber irregularidades se recurriría al Congreso de la Unión.

"La CNH ha establecido la transparencia y la rendición de cuentas como base de su actuación en el marco del pleno cumplimiento a su mandato legal", refirió el regulador, "la CNH también celebra que el virtual presidente electo haya dicho que habrá estricta observancia de la ley en el proceso de revisión de los contratos adjudicados".

En la CNH tenemos orgullo y satisfacción de conducirnos con máxima transparencia. Es nuestra prioridad rendir cuentas a todos los mexicanos, por lo que reiteramos la disposición total al proceso anunciado, con la confianza en el trabajo realizado por la CNH en beneficio de México y en apego estricto al marco legal que nos rige, aseguró el regulador en un comunicado. 

Tras la firma de los contratos de la Ronda 3.1 se alcanzaron 107 contratos petroleros y en cuatro años de implementación de la apertura legal se concluyeron nueve licitaciones. Con estos resultados en México operan ya 73 empresas internacionales de 20 países, luego de que durante más de 75 años operó únicamente la empresa nacional, Petróleos Mexicanos (Pemex).

En caso de que exista éxito comercial en todos los bloques adjudicados hasta ahora las inversiones a lo largo de hasta 50 años de duración de los contratos pueden ascender a 160,000 millones de dólares, que a su vez generan una derrame potencial de 90,000 empleos en este escenario.

En tanto, el porcentaje de la utilidad promedio para el Estado en las licitaciones que se han llevado a cabo desde el 2015 hasta la fecha asciende a 74% en promedio.
kgarcia@eleconomista.com.mx