La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) aprobó un periodo adicional de dos años a la estadounidense Talos Energy, la nueva filial de la alemana Dea Deutshe Erdoel, Sierra Oil and Gas, y a la británica Premier Oil para continuar con la exploración del área 7 adjudicada en la Ronda 1.1, donde se anunció el primer descubrimiento por parte de un privado mediante el pozo Zama.

El yacimiento Zama ha sido el mayor descubrimiento realizado por un privado en el país con recursos prospectivos que podrían traducirse en reservas totales de entre de 400 y 800 millones de barriles de petróleo crudo equivalente,  que es cerca de 2% de las reservas del país certificadas hasta el año pasado por la CNH.

Antes de esta prórroga, se esperaba que la producción de este bloque comenzara en el año 2022, pero con esta modificación prevista en el contrato, podría postergarse.

Como parte del periodo adicional, lo que pretende hacer el contratista es una evaluación adicional a lo que resta del bloque para buscar prospectos distintos a Zama como un primer escenario, que en caso de resultar exitosa lo llevarían al segundo escenario que incluiría la perforación de un pozo denominado  Xlapac, que de igual manera, si resulta en un hallazgo geológico de hidrocarburos, lo llevarían a perforar el pozo PokAtoc en el área.

“Qué bueno que el operador responda al deber ser de la exploración petrolera, porque tal como plantea el contrato, tendrían la obligación de perforar un pozo en el periodo adicional, lo que ya hicieron, por lo que podrían quedarse sin hacer nada”, dijo Néstor Martínez, comisionado de la CNH. 

En el contrato de producción compartida firmado hace cuatro años, se han realizado actividades como registros geofísicos de pozos, registros geofísicos especiales, análisis de presión y fluidos de formación, estudios de núcleos y muestras de núcleo, análisis especiales de núcleos, pruebas PVT, reprocesamiento e interpretación de sísmica 3D.

Además, se han terminado tres pozos exploratorios en el área de 464.7 kilómetros cuadrados en aguas someras, ubicada frente a las costas de Tabasco.

El consorcio que opera el área se compone de la estadounidense Talos Energy, que con 35% de participación en el contrato funge como operador, además de la empresa mexicana que se constituyó mediante distintos fondos Sierra Oil and Gas, y que en marzo de este año fue adquirida por la alemana Dea Deutsche Erdoel, y ahora cuenta con 40% de participación en el área 7, donde es socio financiero. También forma parte la inglesa Premier Oil, con 25% de participación en el contrato.

[email protected]