El Consejo Nacional Agropecuario (CNA) espera que la reforma al sector sea aprobada este mismo año, con el propósito de alcanzar la soberanía alimentaria y para lo cual los representantes del gremio ya plantearon su propuesta al gobierno y que considera una reestructura de la Secretaría de Agricultura.

El presidente del organismo privado del sector, Benjamín Grayeb, dijo que tienen una propuesta específica, en donde se considera la focalización de los objetivos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Asimismo, enfocar los créditos de la banca de desarrollo y que ésta deje de competir con la banca comercial, entre otros objetivos.

En entrevista con Notimex, el dirigente especificó que "nuestra propuesta habla del mismo presupuesto de la Sagarpa, separando lo social de lo productivo".

Esto quiere decir que la Sagarpa tendría que reestucturarse y dejar de lado o a otras dependencias temas sociales o rubros al respecto sobre apoyos, porque si bien son necesarios, no tienen nada que ver con el rubro de la productividad.

Otro de los temas que se tocan en el documento es el del sistema financiero para el campo, ya que competidores de Estados Unidos y la Unión Europea tienen créditos con intereses muy bajos y a plazos muy largos, y "nosotros ni siquiera somos dignos de crédito muchas veces", lamentó.

La propuesta, dijo, va en el sentido de que la banca de desarrollo sea una banca como tal y no compita con la banca comercial, porque incluso muchas veces consiguen muchos mejores créditos en esa banca que en la que nació para el desarrollo del sector.

Destacó la importancia de hacer una diferencia de las zonas en donde se desarrolla la agricultura, como el centro y zonas del sur y sureste que, si bien tienen alto potencial, muchas veces son las zonas más pobres.

De aprobarse este plan del sector que, aseguró, ha sido muy bien aceptado en el gobierno federal, con el que ya abordan algunos puntos, se puede crecer en forma importante en relación con el Producto Interno Bruto.

"Apenas nos estamos sentando a platicar con el gobierno federal y hay muy buena recepción y la aceptación ha sido muy buena. Ahora no hay puntos de discrepancia", argumentó.

El directivo confió en que la mayoría de los puntos se incluyan en la reforma, porque ello va a marcar un avance en la agricultura del país.

La urgencia de la reforma, que podría aprobarse en el segundo periodo de sesiones del Congreso de la Unión, radica principalmente en el hecho de que hoy México importa casi la mitad de sus productos agrícolas y cada vez se abandona más el campo con una creciente pobreza, señaló.

erp