La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) consideró necesario que dentro del próximo Programa Nacional de Infraestructura que presente el gobierno federal, se contemple la creación de un banco de proyectos con visión de mediano y largo plazo.

El banco podría incorporar un fondo específico que asigne el 5.0% del valor de los proyectos, para que se lleven a cabo y se dé prioridad a las obras de alta rentabilidad, para impulsar el beneficio social.

De acuerdo con el documento "Los Retos de la Infraestructura en México 2013-2018", que le fue entregado al presidente Enrique Peña Nieto, al gabinete y otras autoridades, la CMIC también propone apoyar el desarrollo urbano sustentable con el objetivo de ordenar el crecimiento de las ciudades y dotarlas de la infraestructura básica que requieren.

Además de formalizar un mapa de riesgos a nivel nacional, así como las políticas públicas en materia de prevención y de reconstrucción y servicios afectados por desastres naturales, además de fortalecer la cadena productiva y realizar cambios a la Ley de Obra Pública y que se concrete la reforma hacendaria, por mencionar algunos.

Con estas medidas, afirma la CMIC, los niveles de inversión en infraestructura impulsaran a México a situarse en 2020 entre las primeras 25 economías a nivel mundial, conforme a la medición del World Economic Forum (WEF).

"Para lograr esta meta, la prospectiva señala que la inversión pública acumulada durante el sexenio (2013-2018) deberá de rondar los siete billones de pesos, mientras que la inversión privada deberá alcanzar los 13 billones en el mismo período", señaló.

Bajo este panorama, la inyección de capital público en 2018 habrá alcanzado el 8.0% del PIB y la suma de la inversión pública y privada representará alrededor del 20 por ciento.

En dicho periodo también se generarían 1.5 millones de puestos de trabajo en la industria de la construcción de manera directa y 800,000 indirectos.

"Si queremos alcanzar la meta planteada de ubicarnos entre las primeras 25 economías por la calidad de nuestra infraestructura, requerimos que los recursos sean distribuidos de manera proporcionada, haciendo énfasis en aquellos sectores que se han quedado estancados (ferrocarriles) o rezagados como puertos, aeropuertos y telecomunicaciones", apuntó.

La CMIC menciona también que para desarrollar la infraestructura que el país necesita se requieren sinergias entre los tres niveles de gobierno, los congresos federales y locales, colegios, academia, municipios y organismos empresariales nacionales e intencionales.

"En la CMIC estamos convencidos que la prioridad en el sexenio que recién inicia es continuar impulsando la infraestructura, de tal manera que se convierta en una política de Estado, donde la CMIC participe como promotor y consultor en la modernización de las leyes que afectan la obra pública y el fortalecimiento a las Mipymes", aseveró.

MFH