La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) quitó de manera definitiva a Odebrecht su calidad de afiliado y le notificó la negativa de registro a cualquier empresa de dicho grupo de manera permanente, por las conductas antiéticas que ha reconocido: pago de sobornos por 10.5 millones de dólares a funcionarios mexicanos para obtener contratos de obra pública entre el 2010 y 2014.

El inédito caso fue dado a conocer por el organismo presidido por Gustavo Arballo, a pesar de que la Comisión de Honor y Justicia, quien analizó el caso, tomó la determinación el 29 de marzo pasado y se la dio a conocer a la constructora de origen brasileño el 4 de abril.

La comisión valoró los elementos de prueba aportados en el expediente, encontrándose la culpabilidad confesa de forma pública en ámbitos judiciales y formales, como lo es el Departamento de Justicia de Estados Unidos, así como sus conductas antiéticas en diversos países de Latinoamérica de empresas del Grupo Odebrecht, las cuales van en contra de las conductas y obligaciones de un afiliado a este organismos empresarial .

Como parte del proceso, Odebrecht indicó el 10 de abril a la CMIC que una vez que han reconocido los errores y adoptado medidas para reparar los eventuales daños, tiene la certeza de que por medio de nuestras acciones y continua dedicación al desarrollo de nuestras actividades, podremos recuperar gradualmente la confianza de la Comisión .

El representante de las constructoras del país afirmó que actuaron en congruencia con la normatividad del organismo y su máximo órgano moral.

Buscamos una industria de la construcción ética, transparente y formal, que cumpla con las leyes de nuestro país, reprobando y señalando aquellas conductas deshonestas que puedan desprestigiar nuestro gremio; por ello no permitiremos que formen parte de nuestra Cámara empresas que no cumplan con nuestros principios básicos , afirmó Arballo.

[email protected]