El director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, dijo que se privilegiará el interés del pueblo en la renegociación de los contratos realizados en la administración pasada con las empresas que tienen gasoductos en México, cuyo inicio de la instalación de las mesas de conciliación está aún por definirse.

Entrevistado en Palacio Nacional, recordó que el sistema de gasoductos que se licitó busca “llevarle el gas de Estados Unidos a 14 plantas de la CFE (en México). Ese es el contrato, van a traer el gas esos siete gasoductos a 14 plantas de la CFE y las plantas no existen, ¡qué les parece!”.

A pregunta expresa, se reservó el derecho de dar a conocer el porcentaje que, en su caso, busca alcanzar México en las referidas mesas, y expresó que antes de la tregua con empresarios que solicitó el presidente Andrés Manuel López Obrador para buscar un acuerdo y evitar un diferendo legal, ya se había acordado un encuentro con las empresas.

 

“Nosotros los tenemos invitados ya desde la semana pasada. Todos aceptaron, son cuatro empresas y siete gasoductos. Están invitados para ir a ponernos de acuerdo en la negociación en la (sede de la) CFE, pero eso era antes de que el presidente dijera que va habría esa negociación”, comentó Bartlett.

Entonces, comentó, “estamos esperando si continuamos las negociaciones uno por uno de estas empresas sobre los siete gasoductos o si se establece, como debe de ser, lo que el presidente acordó”.

Bartlett Díaz dijo que hasta el momento “no hay nada (del inicio de las mesas) porque apenas vamos a empezar. Eso me lo tiene que comunicar el secretario particular (de la Presidencia, Alejandro Esquer), que es el representante de él (de López Obrador) para estar en estas pláticas”.

Ello, luego de que el Ejecutivo federal pidió una tregua e informó que en las negociaciones participarán además de Bartlett Díaz y Esquer (como observador), los titulares del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) como observadores, así como un representante de todas las compañías que tienen gasoductos en México.

 

El titular de la CFE insistió en que el porcentaje que busca alcanzar México en la renegociación de los contratos será resultado de la renegociación y de un acuerdo entre las partes. “Nosotros tenemos que llegar a una cifra que nos convenga a nosotros”, aclaró.

“Si nosotros tenemos contratos que son onerosos y no puede pagar la CFE y que encarecen la electricidad, pues no nos convienen. Nosotros tenemos que defender los intereses del pueblo de México, es lo que dice el presidente", aseveró.

Bartlett dijo que si esos contratos no son renegociados respetando el derecho de esas compañías, la CFE no puede soportar esa carga, de casi 80 mil millones de dólares "y la electricidad con contratos de gas carísimos, sube”, agregó.