La Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretende dejar de ser sólo una eléctrica para convertirse en una empresa energética diversificando sus actividades, por lo que tras la puesta en marcha de la reforma buscará prestar el servicio de transporte de gas a las empresas que lo requieran.

Así, 28% de gasoductos adicionales que añadirá a su infraestructura, en los próximos cuatro años, le permitirá definir precios y condiciones de transporte en el negocio del gas natural, explicó su director general Enrique Ochoa Reza.

Además, continuaremos construyendo gasoductos de la mano de privados, una vez que concluyan los proyectos que tenemos hoy en día, y pasaremos de ser una empresa eléctrica a una de energía , aseveró el directivo durante su participación en la entrega al logro energético 2014 de la revista Petróleo y Energía.

De acuerdo con la CFE en los próximos cuatro años se construirán 16 nuevos ductos para el transporte de gas, anclados a inversiones de la estatal y en coparticipación con privados, que tendrán una extensión de 10,000 kilómetros, con inversión de 23,000 millones de dólares.

Con la reforma las empresas que participen en la generación de electricidad podrán contar con la capacidad de transporte de la CFE. Mientras que el despacho de electricidad estará a cargo del Centro Nacional de Control de Energía, el transporte seguirá en manos de la CFE y la distribución será otorgada por contratos.

En el transporte de gas natural la CFE competirá en el corto plazo sólo con Petróleos Mexicanos, con el actual sistema de gasoductos de la estatal que mide 9,343 kilómetros y transporta 5,100 millones de pies cúbicos diarios del hidrocarburo.

[email protected]