A ocho días del incendio de la Subestación Eléctrica de Alta Tensión de Buen Tono, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México, que dejó inhabilitadas las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 6 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, un equipo conformado por 200 trabajadores de las divisiones de Distribución y Valle de México de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) concluyó la instalación de 60,000 metros de cables conductores de energía y la estación emergente de 85,000 voltios que en corriente alterna y directa, desde la red y baterías, la cual permitirá el reinicio de operaciones de la Línea 1 Pantitlán-Observatorio el próximo 25 de enero.  

Guillermo Nevárez Elizondo, director general de Distribución de la CFE detalló que entregará al gobierno de la Ciudad de México la obra de respaldo para suministrar energía en otra línea de 15,000 voltios, misma que se encuentra en la etapa de pruebas. Con ello, habrá respaldo de 12 horas que permitirá aislar cualquier incidente de manera automática, para su reparación con respaldo, sin que se detenga nunca la transmisión de corriente.  

“Terminamos la construcción y en los siguientes días entregamos la puesta en servicio. Ha quedado concluida la construcción de la subestación, el corrido de pruebas y lo necesario para 85,000 voltios. El día de hoy iniciaron las pruebas de puesta en servicio de la red de 15,000 voltios”, detalló Nevárez Elizondo, “hacemos un protocolo de pruebas muy estricto, en línea con las normas internacionales”.  

Los trabajos ejecutados consistieron en instalación de infraestructura conductora de Nonoalco a Jamaica, además de la instalación de las casetas de operación. En un diagnóstico se determinó que las líneas de 85 kilovoltios se reutilizarán y de los 4 transformadores de potencia existentes, sólo uno será desechado. Además, se llevó a cabo el traslado de casi 80 toneladas de equipos y materiales de diferentes puntos del país y se concluyó la limpieza y desagüe en el lugar donde se ubican los transformadores de potencia, la llegada de las líneas de alta tensión y cables de potencia, y se retiró material dañado.

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, detalló que la entrada en operación de la Línea 1 incorporará sólo la tercera parte de los trenes, un total de 10 unidades, y comenzarán a incorporarse nuevos trenes conforme se prueben las nuevas instalaciones.

Para respaldar los servicios, tal como se hace en las líneas 4, 5 y 6, se implementó un servicio de autobuses emergente que se ampliará a partir del lunes y sobre el cual el gobierno de la Ciudad de México proporciona detalles de su operación en una conferencia vespertina posterior a la conferencia federal de salud.  

“Si no tuviéramos una empresa pública del tamaño e importancia de la CFE no se podrían llevar a cabo estos trabajos”, dijo la mandataria local. En cuanto a la operación de las líneas 2 y 3, están programadas para el 1 y el 8 de febrero, respectivamente.

Sheinbaum Pardo comentó que el nuevo Puesto Central de Control de Energía Emergente permitirá que el Metro se encuentre en mejores condiciones de las que estaba antes del incendio.

“De tal manera, que en esta circunstancia y de la dificultad que hemos vivido como ciudad por el siniestro que tuvimos en este edificio de Delicias, no solamente vamos a retomar el servicio del Metro, sino que vamos a entregar un servicio mucho más moderno del que teníamos previamente, es decir, de esta situación no vamos a regresar a lo que teníamos, sino vamos a regresar a una situación muchísimo mejor que la que tenía el Metro”, puntualizó al visitar las instalaciones.

Informó que también se instalará un moderno Puesto de Control de Telemetría para que exista un sistema de control a distancia de todos los trenes de manera electrónica.

La directora general del Metro, Florencia Serranía Soto, detalló que además de terminar la conexión de los transformadores hacia el Puesto Central de Control de Energía Emergente, también se continúa el montaje de la infraestructura de su caseta, con avance del 70 por ciento.

De igual forma, se tiene un avance de 100% en cuanto a la revisión del funcionamiento de los transformadores 2, 3 y 4 que se encuentran en el edificio que tuvo el incendio, además, sigue el proceso de remoción de escombros y limpieza.

El Metro de la Ciudad de México consume un estimado de 786 millones 772,431 kilowatts y recorre 44 millones 075,690 kilómetros al año mediante un total de 195 estaciones. Las líneas hoy detenidas tienen una longitud total de 18.8 kilómetros en el caso de la Línea 1, que va de Pantitlán a Observatorio; la Línea 2, recorre 23.4 kilómetros desde la terminal Cuatro Caminos hasta Tasqueña, y la línea 3, que va de Indios Verdes a Universidad, tiene un total de líneas de 23.3 kilómetros.

Entre abril y junio de este año, Pantitlán dio servicio a 4.9 millones de usuarios; Observatorio, a 1.9 millones de usuarios; Cuatro Caminos a 3.5 millones de usuarios; Tasqueña a 1.7 millones de usuarios; Indios Verdes a cuatro millones y Universidad a 1.4 millones de usuarios. Esto es casi 14% de los usuarios de todo el sistema de Metro.

Plan de acción emergente de transporte

El secretario de Movilidad, Andrés Lajous Loaeza, dio a conocer que la empresa ADO entrará en operación la mañana del martes 19 de enero para apoyar en el plan emergente de movilidad integral, con ello se transportarán a las personas que viajaban en el Metro y que por el incendio no pueden usar sus instalaciones. 

Además, la jefa de Gobierno descartó que se vaya a aumentar la tarifa del peaje del Metro.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg