Televisa y Iusacell cuentan con cinco días hábiles para comunicarle a la Comisión Federal de Competencia (CFC) si aceptan o no las condiciones que les fueron impuestas para aceptar la fusión entre ambas empresas, dijo el presidente del órgano antimonopolios, Eduardo Pérez Motta.

En audioconferencia de prensa, el funcionario dijo que "no están contentos, aparentemente las consideran duras y difíciles de cumplir, las empresas tienen cinco días para decirle a la Comisión si aceptan estas condiciones y si no, tienen la libertad de no concentrarse".

Este jueves, el vocero de Iusacell, Luis Niño de Rivera, dijo a Notimex que las condicionantes de la CFC son "onerosas, restrictivas y muy duras", por lo que la empresa analizará las consecuencias de estas obligaciones para determinar si promueve algún tipo de recurso legal.

klm