Los avances incipientes de México para hacer negocios obligan aún más al equipo de transición del nuevo gobierno a emprender reformas estructurales, y con ello aprovechar la coyuntura para aprobarlas a fin de que permita enfrentar el bajo dinamismo de la economía mundial en los próximos años, recomendó el sector privado del país.

Para el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), el gobierno entrante requerirá de una reingeniería del gasto, en donde se revisen aquellos programas con alto grado de regresividad y la cancelación de otros que no tienen rentabilidad social probada.

El trabajo será difícil para el equipo de transición. Es obvio que requerirá de toda la ayuda posible, y en ello el Consejo Coordinador Empresarial ha iniciado la tarea de conformar un equipo de expertos para coordinarse con el equipo de transición y colaborar en el diseño de las políticas económicas a seguir , estableció el organismo privado.

A través del análisis económico semanal, el CEESP precisó que el país enfrenta rezagos importantes, que sumados a las promesas de campaña, aumentan los retos que deberá enfrentar la nueva administración.

Cuestionó el hecho de que el país haya avanzado a penas un escaño en el ámbito para hacer negocios que elabora el Banco Mundial, en donde de las 10 calificaciones que integra el índice general, sólo cuatro tuvieron mejoría, tres se mantuvieron sin cambio y el resto tuvo una disminución.

Entre los primeros resalta el avance de seis lugares en materia de permisos de construcción, seguida de la disponibilidad de crédito que tuvo una ganancia de cinco lugares. Sin embargo, en temas que están muy relacionados con los cambios que requiere México y con las promesas de la campaña presidencial, aún se observan importantes rezagos, como es el caso de los rubros relacionados con el registro de la propiedad, lograr una conexión eléctrica y el pago de impuestos.

Estos indicadores internacionales contribuyen a reafirmar la necesidad de ajustes en temas torales para el desempeño de la economía, como es una reforma hacendaria integral, una energética, un laboral, así como una reforma a la seguridad jurídica, además de otras tan necesarias como la educativa, de seguridad social y seguridad pública , consideró el sector privado.

[email protected]