La inflación en México podría alcanzar 4.5% al cierre del año, ya que es reducida la posibilidad de que los precios aumenten de forma significativa en los próximos meses, estimó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Aunque ya se descontaba que los precios al consumidor mostrarían un descenso en mayo pasado, considera que el resultado, de una baja de 0.63%, superó todas las expectativas, incluso representó la baja mensual más pronunciada desde que se inició la serie en 1973.

Esta cifra, destaca, fortaleció las expectativas de que la inflación seguirá su tendencia a la baja, incluso algunos especialistas opinaron que al cierre del año ésta podría ubicarse por debajo de 4.0 por ciento.

Sin embargo, la baja en los precios durante mayo respondió principalmente a efectos estacionales y no como respuesta a un menor crecimiento económico, según algunas opiniones, precisa en su reporte semanal 'Análisis económico ejecutivo'.

'Esto indica que existe la posibilidad de que los precios retomen un comportamiento al alza en los próximos meses, aunque no de forma preocupante, de tal manera que al cierre del año la inflación podría ser de 4.5 por ciento', añade.

El Banco de México informó que en mayo de este año los precios al consumidor disminuyeron 0.63%, con lo que la inflación anual se ubicó en 3.92%, su nivel más bajo desde el cierre de 2009.

apr