El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) urgió a emprender la reforma hacendaria, pues se requiere corregir los desequilibrios como son las deudas estatales que han inhibido un mayor crecimiento y una mejor distribución del ingreso.

Mientras no se tome con la seriedad debida la importancia de llevar a cabo una reingeniería del gasto público, el dispendio de recursos continuará siendo un factor en contra de los niveles de recaudación, como consecuencia de que si los causantes cautivos no perciben beneficio alguno del pago de sus impuestos, los incentivos a participar con el fisco se reducen , sentencia el organismo privado.

Recordó que el sector público tuvo un déficit de 403.6 mil millones de pesos, lo que equivale a 2.6% del PIB, porcentaje superior en dos décimas de punto porcentual a lo previsto en los Criterios Generales de Política Económica para 2013.

Esto contribuyó para que el saldo de la deuda neta del sector público se elevara a 5,352.9 o 32.6% del PIB. Obviamente, este comportamiento deja claro que el objetivo de balance cero no es real, sobre todo cuando ya se tiene previsto que para el 2013 habrá un déficit equivalente s 2.0% del producto, dijo.

El organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) destacó la importancia de una reforma hacendaria, a partir de ajustes en el sistema tributario de nuevos impuestos o mayores tasas, sobre todo cuando no se consideran acciones claras en materia de aumentar la base gravable y reducir significativamente la evasión y elusión fiscales que la complejidad del sistema fiscal ha fortalecido desde hace ya muchos años.

Agrega que la ineficiente asignación de recursos que ha privado en el gobierno federal también ha contribuido a limitar los recursos que se podrían canalizar a programas con mayores beneficios para el bienestar de la población y crecimiento de la economía.

De mantenerse este entorno, la deuda pública seguirá aumentando. Si bien se argumenta que su nivel no es preocupante si se compara con otros países, es un hecho que para el país si puede ser complejo un aumento en los niveles de endeudamiento público, ya que esto implica que el sector público competirá cada vez más por recursos que deberían estar canalizados al financiamiento del sector privado productivo.