El comisario de Industria y vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, se ha dado un plazo de "tres semanas" para desatascar el conflicto del Canal de Panamá, según han informado fuentes comunitarias.

El consorcio formado por la española Sacyr, la italiana Impregilo y la belga Jan de Nul llevan semanas enfrentadas al Gobierno panameño por los 1,600 millones de dólares en sobrecostes que las constructoras han presentado sobre la oferta original, de 3.120 millones.

Oficialmente, la Comisión Europea ha asegurado que Tajani va a contactar "en las próximas horas" con la embajada de Panamá en Bruselas, a pesar de que el Gobierno panameño ha rechazado en primera instancia esa oferta.

Según el portavoz del Ejecutivo comunitario, Olivier Bailly, el comisario de Industria quiere "asegurarse de que haya un diálogo" para llegar "a una solución razonable para todas las partes", tal y como asegura que ha hecho la Comisión en otras ocasiones en las que empresas europeas se han encontrado con costes inesperados en obras públicas de terceros países. Según fuentes comunitarias, esto habría ocurrido ya con Egipto y Túnez.

Bailly ha afirmado que este fin de semana el vicepresidente Tajani ha recibido una petición de mediación del consorcio europeo y que la ha aceptado.

Según ha indicado el portavoz, el comisario ya habría contactado con los tres gobiernos de las empresas implicadas (Italia, España y Bélgica), va a contactar en las próximas horas con el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Todavía no está claro cuál es el papel que va a jugar el BEI en la resolución del conflicto, pero José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores español, ha asegurado esta mañana que Tajani va a intentar conseguir "una solución financiera" para resolver "el problema inmediato de liquidez en el que están inmersas".

Según ha explicado Margallo, Bruselas se centrará primero en arreglar los problemas de liquidez del consorcio. El ministro ha puntualizado que la CE es consciente de que hay otros problemas, como los sobrecostes que han surgido en las obras del Canal, pero que el objetivo principal será solucionar los problemas de liquidez.

Una vez solventados, la Comisión Europea intentará solucionar el resto. Vamos a ir apagando el fuego en las habitaciones en las que está , ha señalado el ministro de Asuntos Sociales y Cooperación.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica