La Comisión Europea propuso este miércoles una "revisión mayor" de los procedimientos de homologación de vehículos en la Unión Europea (UE), que contempla importantes multas a los constructores que incumplan las reglas, para evitar escándalos como el de Volkswagen.

"La Comisión propone una revisión mayor de las homologaciones" de vehículos para "corregir las fallas del sistema", indicó el ejecutivo comunitario en un comunicado.

NOTICIA: ¿Qué representa Volkswagen para el mundo?

Los constructores que incumplan las reglas o engañen en las homologaciones podrían verse infligir multas de hasta 30,000 euros por vehículo no conforme, según estas propuestas.

La Comisión, criticada por la supuesta complacencia del actual sistema de homologación con los fabricantes automovilísticos, anunció además que vigilará a los reguladores de los países miembros con controles aleatorios realizados por equipos comunitarios.

"Con nuestras propuestas elevaremos la calidad y la independencia del control de los vehículos y mejoraremos la vigilancia de los coches que ya están en circulación", dijo la comisaria europea para la Industria, Elzbieta Bienkowska.

NOTICIA: Claves para entender el escándalo desatado en Volkswagen

Bruselas también pide que la industria automovilística deje de pagar por los controles de las emisiones en los Estados miembros y propone crear un fondo a nivel gubernamental para evitar conflictos de interés.

La propuesta deberá ser estudiada por el Parlamento Europeo y por el Consejo, que representa a los 28 Estados miembros, que pueden modificarla o rechazarla antes de su eventual adopción.

erp