Al advertir que la estabilidad macroeconómica que sostiene en crecimiento al país no está asegurada , el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) demandó a los aspirantes a la Presidencia de México comprometerse a mantener la autonomía y la independencia del Banco de México, así como a no rebasar el 40% del PIB con la deuda, incluyendo estados y municipios.

México no puede permitirse recaer en la inestabilidad y la irresponsabilidad de salidas populistas y aparentemente fáciles, pero efímeras y de un altísimo costo, como el que se pagó con enorme sacrificio del pueblo de México , advierte Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente de la máxima cúpula empresarial.

A través de su mensaje semanal manifestó su desacuerdo sobre la propuesta de dar doble mandato al Banxico, porque revertiría la atinada reforma de 1993.

México requiere de un gobierno con liderazgo y voluntad política para incrementar la recaudación tributaria y parar el riesgo de sobreendeudamiento de los estados, que en varios casos supera las participaciones federales a que tienen derecho al año, su fuente de ingresos primordial, consideró.

Pedimos posturas claras y compromisos de un manejo responsable de las finanzas públicas y la política monetaria, preservándolas y dándole viabilidad en el mediano y largo plazos , dijo.

Gutiérrez Candiani recordó la década de los 80, cuando la inflación promedio fue de más de 65%, 159% en 1987, y las tasas de interés superaron el 100%, cuyas cifras afectó a los más pobres.

Para los integrantes del CCE, la estabilidad macroeconómica es condición indispensable para un crecimiento económico sostenido, con tasas de al menos 6% anual y la generación de un millón de empleos.

Se necesita voluntad y capacidad para superar el periodo de estancamiento estabilizador que vivimos, que ya se ha prolongado demasiado .

El dirigente de la cúpula empresarial destacó la fortaleza de la macroeconomía mexicana ante los desequilibrios financieros en el mundo, no obstante, este crecimiento no deja de ser inercial e insuficiente , refirió.

El presidente del CCE mencionó que el crecimiento es producto de la lenta mejoría que se ha presentado en la economía estadounidense y del aspecto en que la política económica de México ha tenido más acierto, proyección y consistencia en los últimos tres sexenios: la estabilidad macroeconómica.

No puede haber estabilidad de largo plazo, ni económica ni política, cuando la mitad de la población padece pobreza y no se generan los empleos y las oportunidades suficientes para revertir esa situación. Más aún con la crisis de seguridad pública que vivimos, el anquilosamiento de nuestras instituciones y la irresponsabilidad del grueso de la clase política mexicana , acotó Gerardo Gutiérrez.

[email protected]