El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) calificó como positivas las acciones anunciadas por la Secretaría de Hacienda para apoyar la economía, consistentes en la inyección de 485,000 millones de pesos a través de diversos programas.

No obstante, emitió unas recomendaciones: tener prudencia en la intermediación de la banca de desarrollo; que haya reglas claras en los proyectos de infraestructura; que no se comprometa el presupuesto federal y sobre todo se privilegie la inversión privada.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del organismo empresarial, dijo que es urgente dinamizar la inversión privada, si es que se quieren alcanzar tasas mayores de crecimiento económico.

“Es una buena propuesta, nosotros celebramos que la Secretaría de Hacienda esté actuando de inmediato tratando de revertir los números que ustedes ya conocen, la economía va desacelerándose muy rápidamente y estimamos que esa cifra va a impulsar de una manera importante el gasto y la inversión para que podamos de alguna forma tener un mejor comportamiento de la demanda agregada”, dijo el líder empresarial.

Hace una semana, el dirigente del CCE expresó su preocupación por la desaceleración económica de México, al señalar que, en el 2019, la actividad económica no crecería, puesto que no ha fluido la inversión privada.

Para el líder empresarial del país, “además de incrementar y orientar la inversión pública a las áreas que generan mayor dinamismo, es fundamental que el Estado incentive la inversión privada”.

Los empresarios requieren reglas y mensajes claros y propositivos que generen confianza y estabilidad para invertir, sostuvo, así como de un Estado de Derecho fuerte y eficaz, con estabilidad macroeconómica; una regulación más eficiente y mecanismos para resolver los obstáculos de ejecución, estableció.

A través de un comunicado, el CCE destacó que el paquete de Hacienda es oportuno como respuesta a la desaceleración de la actividad económica que se ha presentado en el año, luego de que las estimaciones de crecimiento económico se encaminan a la baja.

“Es una buena propuesta. Nosotros celebramos que la Secretaría de Hacienda esté actuando de inmediato, tratando de revertir los números. La economía va desacelerándose muy rápidamente y estimamos que esa cifra va a impulsar de una manera importante el gasto y la inversión para que podamos, de alguna forma, tener un mejor comportamiento de la demanda agregada”, declaró Carlos Salazar.

El sector empresarial reconoció la utilidad de la banca de desarrollo para ayudar en la reactivación económica nacional, sin embargo, advirtió que el fortalecimiento de su intermediación debe hacerse de manera prudente, “respetando las tasas de capitalización sólidas de las instituciones, siguiendo las prácticas bancarias adecuadas y apoyando proyectos con fuente de pago apropiada a fin de proteger su capital”.

También, Salazar Lomelín confía en que los proyectos de inversión anunciados, como el manejo ecológico y de manejo de desechos en Nuevo León, el transporte urbano en Ciudad Juárez y la planta desaladora en los Cabos, entre otros no especificados, se lleven a cabo bajo las reglas de desembolso aplicables a los fondos de donde se origine su financiamiento, y cuenten con los análisis que demuestren su rentabilidad ex ante, como lo marca la Ley Federal de Responsabilidad Hacendaria y Presupuesto.

Asimismo, espera que la inversión pública que está prevista en el PEF 2019 se concrete en su totalidad y sea socialmente rentable en los términos de la ley.

“En las circunstancias actuales es aconsejable adelantar la licitación de los proyectos de inversión pública a fin de detonar su preparación y así apoyar la actividad económica cuanto antes”, aplaudió. No obstante, el CCE sentenció que es preciso cuidar que no generen problemas de calendario presupuestario durante el 2020, dada la incertidumbre natural del ejercicio del presupuesto en ese año, es decir, la posibilidad de contingencias presupuestarias durante el mismo.

[email protected]