El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) aprobó para cuatro países de la región más de 1,000 millones de dólares en préstamos que financiarán proyectos de infraestructura, transporte así como mejorar la liquidez de los prestadores de electricidad impactados por la pandemia del coronavirus.

La institución financiera autorizó 550 millones de dólares al Estado de Sao Paulo para la extensión de un tramo de 8.3 kilómetros de la línea 2 del metro de la ciudad, con el que se busca mejorar la movilidad de unas 360,000 personas.

El directorio de CAF también aprobó un crédito de 175 millones de dólares para la modernización de la infraestructura y los servicios de transporte en Trinidad y Tobago, lo que ayudaría a su economía.

A la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México la institución financiera le aprobó una línea de crédito por 200 millones de dólares.

"Este crédito forma parte del conjunto de herramientas de apoyo frente a la pandemia que CAF ha puesto al servicio de México", dijo el presidente ejecutivo interino de CAF, Renny López.

El banco de desarrollo apoyará al Instituto Costarricense de Electricidad con una línea de crédito por 100 millones de dólares para mejorar su liquidez.

CAF, con sede en Caracas, otorga financiamientos para proyectos de infraestructura y desarrollo en la región. Está conformado por 19 países -17 de América Latina y el Caribe, España y Portugal- y 13 bancos privados de la región. Recientemente incorporó a Costa Rica y México como miembros plenos.