En la última década el salario mínimo se ha convertido en el referente de los incrementos que se otorgan en los salarios de los trabajadores que tienen un contrato colectivo, pero también del 60% de los empleados que no pertenecen a ningún sindicato, lo cual debe romperse y buscar que sea un esquema de productividad el que permita a las empresa otorgar los ajustes salariales, afirmó Basilio González Núñez, presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).

A tres semanas de que inicie el proceso de negociación entre el sector empresarial y obrero, el presente de la Conasami asegura en entrevista que se está trabajando, desde hace un año, en la "Comisión consultiva para la recuperación gradual y sostenida de los salarios mínimos" en diversos estudios en los que participa el Banco de México y el INEGI para conocer de qué manera es posible iniciar una recuperación salarial verdadera, hecho que no ocurrirá este año porque todavía falta que los Congresos locales aprueben la desindexacion del salario de los ordenamientos legales, y se llevará por lo menos todo el 2016.

"El incremento que se da al salario mínimo tiene como referente fijar los demás salarios en México, si se revisan los incrementos salariales de los últimos 10 años y se comparan con los que se han dado, tanto a nivel federal como local, es posible encontrar que van de la mano, eso significa que el incremento de los mínimos sirve para la fijación de los salarios contractuales, este efecto no termina ahí; lo que tenemos es que los trabajadores de México que no pertenecen a ningún sindicato, en donde está el 60% del empleo, encontramos que toman como referente el mínimo, y así lo hace la mayoría, cuando deberían tomar como regla básica la productividad", explicó.

El presidente de la Conasami sostuvo que los países que tienen altos salarios es porque tienen elevados niveles de productividad, pero en el caso de México, en donde se toma como base el salario mínimo se están limitando las posibilidades de que mejoren los salarios, por lo tanto hay que buscar los mecanismos que diluyan este efecto para que realmente la regla que juegue sea el incremento de la productividad .

Este efecto se ha venido fortaleciendo en los últimos 10 años y eso no es lo deseable para el funcionamiento de la economía, no para una recuperación de los salarios, por ello la Comisión Consultiva tiene como responsabilidad analizar cómo diluir este efecto en los demás incrementos y el reporte deberá entregarse en el mes de junio de 2016.

mfh