La disponibilidad de recursos económicos, las ventajas competitivas, las oportunidades en otros países, el lento crecimiento de mercados locales y la saturación de los mismos ha incentivado la participación de grandes empresas mexicanas en el extranjero.

Destaca el caso de Peñoles, Cemex, Grupo México y Mexichem, cuyas ventas dependieron en más de 70% del extranjero en el 2010; así como la situación de Cementos Chihuahua, Gruma, KOF, Grupo Industrial Saltillo, Alfa, Simec, América Móvil, Bimbo e Industrias CH, que tuvieron en el mismo año más de 50% de sus ventas en otros países.

Dichas empresas han aprovechado su experiencia en el mercado interno, las alianzas con empresas de otros países y la adquisición de las mismas para incursionar en mercados de otras naciones, incrementar su cartera de clientes y aumentar sus ingresos.

En este sentido, destaca que para el 2010 Cemex tuvo operaciones en 22 países; mientras que Mexichem y América Móvil lo hicieron en 18 naciones; Alfa en 16; Grupo Bimbo en 17 y Gruma en 14 distintas economías. No obstante, la mayoría de las empresas mexicanas que compiten en mercados extranjeros concentran sus operaciones en América del Norte y América Latina; solamente Cemex, Alfa, Mexichem y Gruma tienen operaciones prácticamente en todo el mundo.

Dado lo anterior, la economía mexicana ya no es simplemente receptora de capital extranjero, sino que gradualmente ha comenzado a invertir fuerte en el extranjero a través de grandes empresas nacionales. De acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico), la inversión de mexicanos en el extranjero incrementó 96% del 2005 al 2010 al alcanzar 12,694 millones de dólares.

Asimismo, el reporte de la balanza de pagos de Banxico para el 2010 muestra que el saldo de los activos en el exterior, propiedad de residentes mexicanos, sumó 31,113 millones de dólares al finalizar el año, la cifra más alta desde 1960.

En este sentido, destaca una serie de empresas como Cemex, que hasta finales del 2010 acumuló activos en el extranjero por 36,587 millones de dólares; FEMSA con cerca de 9,715 millones de dólares; Grupo Bimbo y Gruma que en conjunto acumularon bienes y derechos en otros países por cerca de 7,850 millones de dólares.

Cabe destacar que la reciente internacionalización de grandes empresas mexicanas ya no se relaciona simplemente con la expansión y diversificación de las ventas en los mercados internacionales, también son de suma importancia los aspectos relacionados con el marco político-regulatorio, que juega un papel determinante en el flujo que están siguiendo las inversiones hacia el exterior ante la negativa de concesiones, adquisiciones, fusiones y concentraciones de mercado por parte de las autoridades de competencia, tal como lo ha manifestado Telmex, particularmente en su reporte anual del 2009.

[email protected]