La Comisión Europea anunció este miércoles medidas provisionales de salvaguardia relativas a las importaciones de varios productos siderúrgicos, una determinación que fue respaldada, durante la etapa de investigación, por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Estas medidas abordarán la desviación de acero de otros países hacia el mercado de la Unión Europea (UE) como resultado de los aranceles estadounidenses impuestos recientemente.

Las medidas de salvaguardia entran en vigor hoy jueves 19 de julio. La Unión Europea aseguró que las importaciones tradicionales de productos de acero no se verán afectadas.

“Los aranceles de Estados Unidos sobre productos de acero están causando desvío comercial, lo que puede ocasionar daños graves a los fabricantes de acero y trabajadores de esta industria. No nos queda más remedio que introducir medidas de salvaguardia provisionales para proteger nuestra industria nacional contra un aumento de las importaciones”, dijo la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström.

Las medidas provisionales se refieren a 23 categorías de productos de acero y adoptarán la forma de una cuota de tarifa arancelaria (TRQ, por su sigla en inglés). Para cada una de las 23 categorías, los aranceles de 25% sólo se impondrán una vez que las importaciones superen el promedio de las importaciones en los últimos tres años.

La cuota se asigna por orden de llegada, por lo que en esta etapa no es asignada por un país exportador individual. Estas medidas se imponen a todos los países, con la excepción de algunos países en desarrollo con exportaciones limitadas a la UE.

En marzo pasado, Estados Unidos fijó aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional, provocando represalias de varios países, las cuales incluyeron aranceles sobre diversos productos de acero.

“Estas medidas garantizan que el mercado de la UE permanezca abierto y mantenga los flujos comerciales tradicionales. Estoy convencida de que logran el equilibrio adecuado entre el interés de los productores de la UE y el de los usuarios de acero, como la industria del automóvil y el sector de la construcción, que depende de las importaciones”, añadió Malmström.

Las medidas de salvaguardia provisionales pueden permanecer vigentes durante un máximo de 200 días. Todas las partes interesadas ahora tendrán la oportunidad de comentar sobre los hallazgos de la investigación hasta el momento. La comisión tomará estos comentarios en consideración para llegar a su conclusión.

rmorales@eleconomista.com.mx