La Unión Europea informó que prepara aranceles de represalias de entre 10 y 50% a la importación de diversos productos originarios de Estados Unidos con un valor anual de 7,560 millones de dólares.

Estos impuestos se aplicarían en dos etapas: un arancel de 25% a partir de este 20 de junio a las compras de productos por un valor de 3,340 millones de dólares y aranceles de entre 10 y 50% a partir del 23 de mayo del 2021 a las importaciones de otros productos que totalizan 4,220 millones de dólares.

Ambas medidas son una consecuencia de la determinación de Estados Unidos de imponer el 8 de marzo aranceles globales de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando que no se trata de una salvaguardia, sino de medidas de seguridad nacional, al tiempo que otorgó a 34 países, entre ellos los 28 de la Unión Europea, exenciones que vencen este 1 de junio.

En el primer listado de represalias de la Unión Europea contra mercancías de Estados Unidos están ciertas clases de maíz, arroz, alimentos a base de cereales, hortalizas, pantalones, productos de acero y barcos, entre otros.

La segunda lista la conforman productos como arándanos, whisky, aceites esenciales, telas, calzado, máquinas y aparatos eléctricos, motocicletas, embarcaciones inflables, electrónicos, vehículos de motor, recipientes de agua, lavavajillas, lavadoras, artículos de vidrio y joyas.

La Comisión Europea anunció que notificará el viernes al Consejo del Comercio de Mercancías de la Organización Mundial del Comercio (OMC) su intención de imponer estas tarifas, las cuales entrarían en vigor en las fechas indicadas a menos que ese Consejo lo desapruebe.

Pueden introducirse medidas de salvaguardia si una industria se ve afectada negativamente por un aumento repentino, importante e imprevisible de las importaciones. Su objetivo es conferir a la industria un respiro temporal para reducir la presión de las importaciones y realizar los cambios necesarios. Siempre van unidas a una obligación de reestructuración.

Según la Organización Mundial de Comercio (OMC), si no se impuso una salvaguardia como resultado de un aumento absoluto de las importaciones, el país afectado puede imponer el reequilibrio 30 días después de notificar al Consejo del Comercio de Mercancías. Si la medida de salvaguardia se adoptó en respuesta a un aumento absoluto de las importaciones, el miembro afectado debe esperar hasta que la salvaguardia haya estado vigente durante tres años.

La Unión Europea consideró que en ese primer supuesto están los aranceles que Estados Unidos fijó a las importaciones de productos planos y largos de carbono y aleaciones, que asciende a 3,340 millones de dólares, por ello las medidas comunitarias de represalias equivalentes comenzarán este 20 de junio.

En el segundo supuesto están productos de tubos y aleaciones de carbono, productos semiacabados de carbono, aleaciones y los productos de acero inoxidable; por ello, la segunda etapa de represalias iniciaría en un trienio.

Respecto a México, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, calificó como “ilógico” que Estados Unidos establezca cupos o aranceles a las importaciones de acero de México.

Adujo que Estados Unidos tiene un superávit comercial de 2,000 millones de dólares en el comercio bilateral del acero con México y, dado que el gobierno mexicano aplicaría medidas espejo, la economía estadounidense sería la más afectada por estas restricciones.

[email protected]