British Airways anunció haber recibido una multa de 183 millones de libras (unos 230 millones de dólares), tras el robo el año pasado de datos de centenares de miles de clientes de la compañía aérea.

"Estamos sorprendidos y decepcionados por las conclusiones iniciales" del organismo británico de protección de datos personales (ICO), lamentó el presidente de British Airways, Alex Cruz, en un comunicado.

"British Airways respondió rápidamente al acto criminal de robo de datos de sus clientes. No encontramos ninguna prueba de actividad fraudulenta sobre las cuentas afectadas por el robo", añadió.

Willie Walsh, director general de IAG, la casa madre de la compañía, anunció su intención de negociar con el ICO y de apelar la decisión.

En septiembre de 2018, British Airways reveló haber sido víctima de un ciberataque durante el cual se robaron datos de 380,000 tarjetas de pago.

En octubre la compañía indicó que solo 244,000 tarjetas se habían visto concretamente afectadas.

La información robada incluía nombres, direcciones, emails y datos de tarjetas bancarias, incluyendo el número, la fecha de caducidad y el código de seguridad de tres cifras.

En octubre British Airways explicó que otros 185,000 clientes sufrieron el robo de sus datos financieros entre el 21 de abril y el 28 de julio, es decir en fechas anteriores al ciberataque conocido hasta entonces.

El monto de la multa del ICO representa 1.5% de la facturación anual de British Airways en 2017.

British Airways prometió en septiembre compensaciones para los viajeros afectados financieramente.

Sin embargo, la compañía dijo este lunes que no estaba al corriente de ningún robo de dinero en los clientes afectados por el pirateo.

erp