El presidente de Brasil, Michel Temer, afirmó este martes que junto con su par colombiano Juan Manuel Santos “patrocinarán” una alianza comercial entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico.

La aproximación entre ambos bloques latinoamericanos ocurre en medio del movimiento proteccionista de Estados Unidos, que anunció fuertes tasas arancelarias de 25% para las importaciones de acero y 10% para las de aluminio.

Brasil y Colombia viven “un momento de especial convergencia, tanto, que el presidente Santos y yo patrocinaremos con mucho entusiasmo un acuerdo entre el Mercosur —integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay— y la Alianza del Pacífico —compuesto por Chile, Colombia, México y Perú—”, aseguró Temer tras una reunión bilateral de más de dos horas con Santos en el palacio presidencial de Planalto.

“Hay clima y condiciones para este acuerdo”, añadió el mandatario de Brasil, segundo mayor proveedor de acero a Estados Unidos, que por ahora sólo eximió de los aranceles a Canadá y México, de quien es socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Temer y Santos se reunieron con una amplia delegación de ministros para tratar asuntos comerciales, agrícolas, de seguridad fronteriza y política regional.

Ambos presidentes concluyen su mandato este año: Santos entregará la banda presidencial en agosto, tras dos mandatos consecutivos, mientras que Temer concluirá el 31 de diciembre su presidencia, a la que accedió tras el impeachment de la izquierdista Dilma Rousseff en el 2016.

Aliados y rivales

Durante el encuentro, los ministros firmaron acuerdos para el intercambio de experiencias de agricultura familiar, pequeñas y medianas empresas y para agilizar los procesos comerciales.

El comercio bilateral entre Brasil y Colombia creció 25% y alcanzó 3,900 millones de dólares en 2017, superavitario para Brasil por unos 1,000 millones, según cifras oficiales. Mientras Brasil es el octavo destino de exportaciones colombianas y el cuarto origen de sus importaciones, el país andino no se encuentra ni siquiera entre los primeros 20 socios comerciales del gigante sudamericano: fue 23º en el ranking de exportaciones y 25º en el de importaciones en el 2017, según datos del Ministerio de Comercio de Brasil.

Santos afirmó que fortalecer el comercio es una de las prioridades de la agenda bilateral, así como aumentar las inversiones entre empresas de ambos países.

Brasil y Colombia también pretenden seguir cooperando en materia de defensa, seguridad e inteligencia para combatir el crimen organizado, añadió.

Pero en materia de fútbol, Colombia tiene claro que Brasil es un rival. “Presidente, (les deseo) los mayores éxitos en el Mundial. Espero que nos encontremos de nuevo, bien adelante (en el campeonato) y que esta vez a Colombia le vaya mejor”, afirmó Santos.

En el Mundial del 2014, Colombia fue eliminado en cuartos de final tras caer 2-1 frente a la canarinha.