La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, anunció el jueves profundas rebajas a los cobros de la electricidad en un nuevo esfuerzo por reducir los costos que enfrentan las empresas del país, que están entre los más caros del mundo y que están paralizando a una pujante economía emergente.

En un muy esperado anuncio, Rousseff dijo que las rebajas podrías reducir los valores de la electricidad industrial en hasta un 28%, mientras que los clientes residenciales podría ver una disminución de un 16.2% en promedio.

Con el crecimiento de la sexta mayor economía del mundo estancado durante casi 1 año, las medidas de Rousseff darán un necesario alivio a las industrias locales que están perdiendo participación de mercado ante competidores extranjeros que tienen menores costos.

"Esta reducción en el costo de la electricidad harán a nuestro sector productivo aún más competitivo", dijo Rousseff en un discurso transmitido por televisión a todo el país antes del día de la independencia nacional el 7 de septiembre.

Ella dijo que las rebajas entrarán en vigor a comienzos del 2013, pero no entregó detalles sobre cómo el Gobierno planea implementarlos. Funcionarios han dicho que su administración planea reducir los impuestos federales a las compañías eléctricas.

Rousseff ha aprobado más de una decena de medidas de estímulo como recortes tributarios y préstamos subsidiados para sacar a la economía de su pausa. Sin embargo, el crecimiento sigue decepcionando y los líderes industriales dicen que sus medidas no han resuelto desafíos estructurales.

Ella ha estado trabajando para reducir el tristemente célebre "Costo de Brasil", una mezcla de altos impuestos, problemas de infraestructura y burocracia que convierten a su país en uno de los lugares más costosos para hacer negocios en el mundo.

En su discurso, Rousseff hizo un llamado a los políticos opositores y a líderes de negocios a comenzar un diálogo para mejorar el complicado sistema tributario de Brasil. Ella prometió que seguirá reduciendo los impuestos sin comprometer la responsabilidad fiscal.

RDS