El ministro de Defensa de Brasil, Celso Amorim, dijo este martes que su país quiere construir su propio portaaviones, en una entrevista con corresponsales extranjeros.

"Estamos comenzando a pensar en un nuevo portaaviones", ya que Brasil lo necesitará "en 15 años", dijo Amorim.

"Nuestra idea es que sea hecho en Brasil, probablemente basado en un proyecto existente (...), en el contexto de transferencia de tecnología (para Brasil), en asociación" con algún fabricante extranjero, explicó el ministro.

Brasil realizó grandes acuerdos de este tipo en los últimos años, comprando submarinos, helicópteros y aviones supersónicos, con la condición de transferencia de tecnología para que puedan ser producidos en el país y apoyar así la que considera una industria estratégica nacional.

El más reciente anuncio fue la compra de 36 aviones caza Gripen NG a la sueca Saab: la idea es que de ese acuerdo salga un avión no sólo sueco, sino "sueco-brasileño" con "real transferencia de tecnología", dijo Amorim.

El ministro informó que viajará a Suecia a inicios de abril para "discutir los detalles" del contrato, y también la posibilidad de que Suecia entregue a Brasil algunos aviones Gripen para ayudar a su defensa aérea hasta que los NG sean entregados.

"Estamos negociando con Suecia la obtención de algunos aviones Gripen que ya existen en la fuerza aérea sueca, para que puedan ser utilizados hasta que el Gripen NG esté listo", dijo.

El contrato para la compra de los 36 cazas, por el cual compitieron asimismo Francia y Estados Unidos, estuvo abierto durante años.

Brasil también ha comprado a Francia helicópteros y submarinos Scorpene, en los que se basará para desarrollar un submarino nuclear en territorio nacional.

erp