Brasil anunciará nuevas condiciones y cuotas para las empresas con proyectos de abrir fábricas de automóviles, entre las que se incluye el aumento del contenido nacional para que continúen importando vehículos sin un incremento de impuestos entre el 2013 y el 2017.

La medida, que se espera será comunicada durante la presente semana, será complemento del nuevo régimen automotriz que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, decretó en abril pasado como parte de los estímulos a 16 sectores industriales.

El régimen define reglas para que las empresas no sufran el aumento de 30 puntos porcentuales en el Impuesto a los Productos Industrializados (IPI) establecido en el 2011 para automóviles importados fuera del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) y México.

Las nuevas condiciones buscan hacer frente a la creciente competencia externa que enfrenta Brasil, al tiempo que México, con quien mantiene un libre comercio en una amplia gama de autopartes, ha mejorado su posición en esa dinámica.

En el comercio bilateral de autopartes en el 2011, Brasil obtuvo un superávit con México de 132 millones de dólares, al exportar productos (chasises, carrocerías, partes y accesorios) por 309 millones de dólares e importar por 176 millones de dólares.

LAS MEDIDAS DE DILMA

Para evitar el aumento del IPI a partir del 2013, las ensambladoras de ese país deben cumplir con tres de cuatro requisitos. Los dos primeros: adherirse a un programa de eficiencia energética, en por lo menos 25% de los automóviles producidos en el 2013, para llegar a 100% en el 2017, y destinar 0.15% de su facturación operacional bruta a gastos de ingeniería hasta llegar a 1% en el 2017.

Los dos restantes: cumplir ocho de las 12 etapas de la producción en Brasil, en el caso de vehículos leves, y de 10 a 12 etapas para los vehículos pesados, e invertir por lo menos 0.15% en innovación en Brasil hasta llegar a 0.5% en el 2017.

A petición de Brasil, el contenido regional, que significa que los insumos incorporados en los autos deberán ser de origen mexicano y/o brasileño cuando menos en límites referidos, pasó de 30 a 35% y será de 40% desde el 19 de marzo del 2016.

Exportación de automóviles

LA SECRETARÍA DE ECONOMÍA PENALIZARÁ A FIRMAS QUE NO LLENEN CUPOS A BRASIL

La Secretaría de Economía prepara la publicación de un acuerdo con el que castigará a las empresas ensambladoras de automóviles que no llenen los cupos de exportación de automóviles de México a Brasil.

En abril, el gobierno federal y la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) acordaron repartir entre nueve empresas ensambladoras cupos de exportación de automóviles a Brasil del 19 de marzo del 2012 al 18 de marzo del 2015.

Estas empresas podrán exportar en los tres años vehículos ligeros por un monto conjunto de 4,271 millones de dólares, de conformidad con un acuerdo con el gobierno brasileño, quien pidió limitar las crecientes exportaciones de México.

No obstante, en ese acuerdo no se previó un mecanismo para redistribuir los montos de cupo que no sean utilizados ni el mecanismo para distribuir los cupos adicionales por 110 y 190 millones de dólares con vigencia del 19 de marzo del 2013 al 18 de marzo del 2014 y del 19 de marzo del 2014 al 18 de marzo del 2015, respectivamente.

El establecimiento del límite a la exportación reduce el acceso con preferencia arancelaria de las empresas mexicanas al mercado de ese país a, aproximadamente, 62% de las exportaciones realizadas en el 2011.

En este contexto, resulta relevante maximizar la utilización de los cupos, toda vez que el subejercicio de los mismos tendría impactos negativos en la producción nacional de vehículos, en el empleo del sector(...) , se lee en el proyecto de decreto.

Estimaciones realizadas con base en información del INEGI y el precio promedio más bajo de los vehículos exportados por México a Brasil en el 2011 (11,000 dólares) indican que la no utilización de 10 millones de dólares de cupos representaría una reducción en la producción de 909 vehículos y la pérdida de más de 300 empleos.

[email protected]