El gobierno brasileño confirmó una reducción de hasta 31% de impuestos sobre las tablets para fomentar su fabricación.

La medida fue publicada ayer lunes en el Diario Oficial e iguala los beneficios fiscales de las tabletas a los de las computadores.

Es una reducción importante del costo tributario, de cerca de 31 por ciento. Con esto, el costo de la tableta en Brasil es el mismo que el de las hechas afuera, por eso torna a Brasil atractivo para su fabricación. Vamos a incentivar la llegada de empresas que vengan a fabricarlas , comentó el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

La presidenta Dilma Rousseff ha insistido en que quiere desarrollar el sector de tecnología.

En su viaje a China en abril, Rousseff informó que la empresa Foxconn anunció su interés en invertir en los próximos años 12,000 millones de dólares para fabricar aplicaciones para telefonía móvil e informática en el país. El primer paso sería la fabricación de tabletas iPad, de Apple.