El regulador de telecomunicaciones brasileño Anatel instó a Telefónica a que adopte las medidas necesarias para mejorar sus servicios de telefonía fija en Sao Paulo y a que indemnice a los usuarios afectados por la caída de servicios.

Anatel indicó que en caso de no cumplir con dichas obligaciones, la multa fijada ascenderá a 20 millones de reales, unos 9.9 millones de dólares.

En concreto, las autoridades brasileñas exigieron a la filial brasileña de Telefónica que reduzca "como mínimo" en 40% el número de interrupciones en el Estado de Sao Paulo en comparación con la cantidad de deficiencias detectadas en los últimos 12 meses (del 1 de julio de 2011 al 30 de junio de 2012). Para esto, Anatel da de plazo a Telefónica hasta el 31 de julio 2013 y le obliga además a presentar un informe mensual que contenga las medidas adoptadas y los resultados alcanzados.

La orden del regulador establece que en los próximos cinco meses Telefónica deberá indemnizar a los afectados por la caída de servicios fijos según estable la normativa vigente, independientemente de la cantidad de abonados afectados y de si estos lo han solicitado.

La filial brasileña de Telefónica explicó en un comunicado que ya puso en marcha una serie de iniciativas para mejorar la calidad de su red de telefonía fija que están permitiendo reducir "considerablemente" el tiempo medio de las interrupciones del servicio. Estas acciones, que se han realizado de forma continua desde el 2009, han logrado una reducción media del 32 por ciento.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica