Brasil aceptó el establecimiento de tribunales (paneles) de resolución de controversias como parte de un Tratado de Libre Comercio (TLC), el de Mercosur con la Unión Europea (UE), sobre el cual se ha llegado a un acuerdo en principio.

El acuerdo se extiende a todos los modos de suministro de servicios. También cubre la liberalización de la inversión (“establecimiento”), tanto en los sectores de servicios como en los no servicios. No incluye las normas de protección de la inversión ni la solución de controversias sobre la protección de la inversión.

Para garantizar la implementación efectiva del acuerdo es importante establecer procedimientos apropiados para resolver las diferencias de puntos de vista, incluso a través de la solución de controversias cuando sea apropiado.

El capítulo de Solución de Controversias del TLC entre el Mercosur y la Unión Europea establece un mecanismo para resolver cualquier disputa entre las partes en relación con la interpretación o aplicación de la parte comercial del acuerdo. Con ese fin, la UE también podrá desafiar las medidas de los distintos países del Mercosur.

Cualquiera de las partes puede recurrir al mecanismo de Solución de Controversias si considera que la otra parte no ha cumplido con una o más obligaciones en virtud de la parte comercial del acuerdo.

Como primer paso en el proceso, las consultas permiten una solución amistosa de la disputa.

Si las consultas fracasan, la parte reclamante puede solicitar el establecimiento de un panel de arbitraje compuesto por tres árbitros con experiencia y conocimiento en derecho y comercio internacional.

Los árbitros deben observar altos estándares éticos que garanticen su independencia e imparcialidad. Estas normas están consagradas en un código de conducta anexo al capítulo de Solución de Controversias, mientras que una disposición para seleccionar a los árbitros a través de listas previamente acordadas garantiza que la parte demandada en una disputa no puede bloquear el establecimiento de un panel.

Transparencia en los paneles

Según este TLC, las audiencias están abiertas al público y las personas interesadas tienen derecho a hacer sus propias presentaciones ante el panel en forma de informes amicus curiae (expresión latina que literalmente se traduce como amigo de la corte).

El informe del panel es definitivo, no está sujeto a apelación y es vinculante para las partes.

Cualquiera de las partes que incumplan sus obligaciones debe ponerse en conformidad con el acuerdo. A su vez, el reclamante puede establecer contramedidas si la Parte infractora no cumple con el informe del panel.

Aparte de los procedimientos del panel, las partes acordaron establecer un procedimiento detallado de mediación, que les ayudará a encontrar una solución amistosa a su disputa con la ayuda de un mediador. El recurso a la mediación requiere el consentimiento mutuo y las partes pueden recurrir a ella en cualquier momento, es decir, antes de que una parte inicie una disputa o incluso en paralelo a los procedimientos del panel.

La UE y el Mercosur pactaron un acuerdo en principio sobre un TLC entre ambos que abarca bienes, servicios, inversiones y compras gubernamentales.

El tratado desmantelaría 91% de los aranceles que el Mercosur aplica actualmente a las importaciones de productos originarios de la UE. A la vez, la UE eliminará 92% de sus aranceles.

[email protected]