Boeing anunció el miércoles la suspensión de sus objetivos financieros anuales tras una baja en los ingresos en el primer trimestre, debido a la incertidumbre en torno a su modelo 737 MAX, que protagonizó dos tragedias aéreas que dejaron en total 346 muertos.

El beneficio neto cayó 13.2%, a 2,100 millones de dólares, mientras el volumen de negocios fue de 22,900 millones, lo que implica una baja de 1.98%, indicó el gigante de la aviación estadounidense en un comunicado.

Boeing dijo que las previsiones financieras para 2019 no reflejaban el impacto de los accidentes sufridos por los modelos 737 MAX, que fueron dejados en tierra.

La firma estimó el primer impacto de la inmovilización de la flota de los 737 MAX en 1,000 millones de dólares.

Ante la "incertidumbre" sobre cuándo volverá operar la flota de 737 MAX, las previsiones serán anunciadas posteriormente.

Los Boeing 737 MAX han permanecido en tierra desde mediados de marzo, luego del segundo accidente en el que se implicara al sistema antibloqueo MCAS.

La compañía ha estado trabajando en una solución de software para su sistema de estabilización luego de los accidentes en Etiopía —con 157 muertos- y en Indonesia -189 decesos—, ambos ocurridos poco después del despegue.

La Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA) anunció el fin de semana que llevará a cabo una revisión técnica conjunta de las modificaciones al Boeing 737 MAX a partir del 29 de abril, en la que participarán representantes de nueve autoridades internacionales de aviación.