El regulador antimonopolio de la UE vetará la oferta de CK Hutchison Holdings de 10,300 millones de libras esterlinas (14,900 millones de dólares) para comprar O2 a la española Telefónica y convertirse en el mayor operador móvil de Reino Unido, dijeron el lunes dos personas cercanas al asunto.

Hutchison, controlada por Li Ka-shing, el hombre más rico de Asia, ha encarado una difícil batalla por lograr el visto bueno a la transacción porque al fusionar O2 con su filial Three reduciría a tres el número de operadores británicos.

Sería la primera vez que la comisaria de Competencia europea Margrethe Vestager rechaza expresamente esta clase de acuerdos, aunque los grupos escandinavos Teliasonera y Telenor abandonaron sus planes de fusionarse en Dinamarca en 2015 después de que Vestager dijera que prefiere cuatro operadores en ese mercado.

La Comisión Europea tratará esta semana de obtener la aprobación a su decisión de parte de las agencias nacionales de competencia, dijeron las fuentes, una medida que normalmente es una mera formalidad.

El portavoz de la Comisión, Ricardo Cardoso, Hutchison y Telefónica rehusaron hacer comentarios. El regulador de la UE ha fijado el 19 de mayo como fecha límite para su decisión.

El paquete de concesiones diseñado por Hutchison para impulsar a rivales más pequeños no logró apaciguar las preocupaciones de la Comisión de que el acuerdo pueda resultar en subidas de precios para los consumidores y menos competencia en Reino Unido, dijeron las fuentes.

La semana pasada, fuentes señalaron que Hutchison desistió de hacer nuevas concesiones.

mfh