La renovación de nueve títulos de concesión de Telcel por 20 años más en la banda de PCS o de 1.9 GHz a cambio solamente de una contraprestación de 877 millones de pesos, generó un ambiente de polémica entre los siete comisionados que integran el pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y los titulares de las unidades de Espectro Radioeléctrico y de Concesiones y Servicios.

El proyecto, que terminó por aprobarse como lo propuso la Unidad de Concesiones y Servicios al pleno del IFT, proponía prorrogar los permisos de Telcel para explotar un bloque de 8.4 MHz del espectro de PCS en las nueves regiones que en materia de telecomunicaciones ha sido dividido el país.

Pero dos comisionados plantearon a sus colegas del pleno la consideración de imponer una serie de nuevas obligaciones de cobertura a Telcel para que esta empresa llevara sus redes a más carreteras y poblaciones con menos de 1,000 habitantes, porque de lo contrario, insistieron, el Estado, a través del IFT, estaría fallando en su misión de llevar a más mexicanos al mundo digital, un mandato que está establecido en el Artículo 6° de la Constitución.

El argumento de los comisionados derivaba de que, por un lado, se desconocía si el concesionario Telcel estaba llegando a más poblaciones con la cobertura social vía este espectro en particular al momento de solicitar la renovación de sus concesiones y por el otro, porque imponer la obligación de llegar sólo al 50% de la población de las comunidades, como también se proponía, no era suficiente para cumplir con los mandatos de inclusión digital.

NOTICIA: Telcel va por 2.5 GHz para densificar su red: Teleconomia

Pero otros comisionados rechazaron la petición con el argumento de que no se tenían hasta ese momento los elementos necesarios para definir si Telcel llegaba o no con una cobertura de más del 50% de la población establecido en los títulos originales y próximos a vencer.

Se trajo a tema además que las obligaciones habían sido impuestas al concesionario original de esas bandas de espectro, en este caso Unefon y quien después las cedió a Telcel mediante un acuerdo comercial.

Los otros comisionados también plantearon que si a Telcel se le imponían nuevas obligaciones por este ancho de banda en específico, qué tanto, regulatoriamente hablando, sería sano imponer obligaciones equivalentes al resto de operadores en la misma banda, incluso al mismo Telcel que también explota otros 20 MHz en la banda de PCS.

Surgió además la duda de qué tan correcto era imponer la obligación de cobertura en los títulos de renovación de explotación de espectro y no en los títulos que facultan a Telcel para ofrecer servicios por esas frecuencias, lo que además trajo también a discusión el tema de otorgar un título habilitante para Telcel para estas señales o para todas las que la compañía explota en el espectro de los 1.9 GHz.

NOTICIA: Acuerdo AMX-MVS, ¿Debe el IFT limitar a Telcel en la banda del 2.5?

Uno de los miembros del IFT explicó que imponer a Telcel la obligación de llegar con su cobertura a cuando menos el 60% de las autopistas en cinco años después del otorgamiento de las prórrogas; luego al 85% a los 15 años de la concesión en las regiones 1, 4, 5, 7 y 8, las más desatendidas por todos los operadores, no significaba un impacto para la empresa.

En contra respuesta, otro comisionado argumentó que este hecho significaría que Telcel podría defenderse reduciendo sus inversiones en las regiones más pobladas, particularmente la región 9 que comprende al Valle de México.

Nuevamente, los comisionados dijeron que mientras Telcel tiene una elevada cobertura en la Ciudad de México, es mínima en varias regiones de Oaxaca y Chiapas, de ahí que es necesario obligarle a aumentar el alcance de su red en esos estados, pues la calidad y cantidad de espectro que solicitó renovar es el mismo en todo el país.

En resumen, existe una diferencia de 76 suscriptores entre la teledensidad del mercado de la Ciudad de México y el de Oaxaca, por lo que Telcel debía aumentar su cobertura social y no sólo esperar a que la Red Compartida se encargue de esa misión, defendió una comisionada.

Otro argumento para imponer nuevas obligaciones de cobertura a Telcel derivaba de que la compañía utiliza este espectro básicamente para 2G o servicios de voz, cuando el mercado apunta a los servicios de datos.

NOTICIA: Telcel va por espectro de MVS en banda de 2.5 GHz

El argumento, sin embargo, fue rebatido con otro al respecto de que es decisión de Telcel ofrecer voz a través de esa banda y/o datos o de 4G desde sus frecuencias en la banda de AWS o de 1.7 y de 2.1 GHz, lo que se traduce como una eficiencia en el uso del espectro radioeléctrico.

La polémica por las señales de Telcel también aumentó cuando se rechazó imponerle obligaciones con el argumento de la cobertura y desde mismos puntos para montar radiobases, pues se desconoce si en el futuro otras tecnologías podrían mejorar aún más el aprovechamiento de ese espectro y desde otros puntos de envíos de señales.

Se declaró entonces un receso en el pleno, porque para ese momento dos comisionados discutían por su lado y quitaban atención al resto de sus colegas, según el expediente P/IFT/091116/654.

Después se retomó la sesión y se aprobó la prórroga a las concesiones de Telcel en esos 8.4 MHz de espectro en la banda de PCS, que surtirán efecto a partir del 21 de octubre del año 2019.

De acuerdo con la Unidad de Concesiones y Servicios del IFT, en lo que resta de la década vencerán otros 75 títulos de concesión en la banda de los 1.9 GHz.

undefined

abr