San Luis Potosí, SLP. México será el futuro de BMW en las Américas, y desde el arranque de operaciones, la automotriz alemana ya tiene estimado duplicar la construcción de sus instalaciones —en el mediano plazo—, para alcanzar una producción de 650,000 vehículos anuales, que incluya desde combustión, híbridos y eléctricos.

“Después de importantes y continuas inversiones en Estados Unidos y en China, México y San Luis Potosí, en particular, es el lugar ideal para la próxima planta de producción a gran escala del Grupo BMW”, afirmó Oliver Zipse, miembro del Consejo de Administración de BMW AG para Producción, en medio de la amenaza de Donald Trump por imponer aranceles a las exportaciones mexicanas.

En ausencia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, BMW inauguró su planta de San Luis Potosí, considerada como la más innovadora y tecnológica del grupo, que se encargará de ensamblar su modelo Serie 3, un vehículo semiautónomo (asistencia al conductor en movilidad y seguridad, así como conectividad), con un plan inicial de 175,000 unidades y crecer por arriba de los 650,000 unidades.

Para ello, se tienen planes de construir tres edificios más para incrementar la producción, pues posee un terreno de 300 hectáreas, que hasta el momento ha utilizado sólo 120 hectáreas de ese espacio.

“San Luis Potosí, para el Grupo BMW es un pilar importante en la estrategia de producción global de BMW, ya que nuestro objetivo es lograr un equilibrio en nuestra producción y ventas en las diferentes regiones del mundo. Queremos fortalecer nuestra huella en mercados importantes y en crecimiento”, acotó el directivo de la automotriz.

Durante el recorrido a la planta se informó que la alemana tiene definidos sus tres objetivos: pasar de los autos Serie 3 a gasolina a los híbridos y eléctricos en cinco años; crecer los mercados de exportación de 40 países a más de 60, y tener la capacidad flexible para pasar de sedanes a vehículos comerciales SUV, puesto que la planta en Múnich llegó a su máxima capacidad.

Hermann Bohrer, presidente del Consejo de BMW Group México, mencionó que un grupo de 220 proveedores ya están instalados en el parque industrial, de los cuales cinco provienen de China, como la empresa Digit y Minghua.

Los directivos de la ensambladora pidieron que se empiece a reclutar 300 ingenieros y más de 1,000 técnicos para la nueva tecnología de híbridos y eléctricos, lo que demuestra que el proyecto incluye nuevas plataformas debido a la flexibilidad de la planta, así como otros modelos en la manufactura de camioneta deportivas SUV, modelos X3 y X5, entre otros.

El sector de la capacitación está preparado para “abastecer” a 1,000 técnicos e ingenieros especializados en autos, dijo Jorge Contreras, presidente del Grupo CEDVA. El proceso llevará varios años, pero la especialización será en autos y camionetas híbridas y eléctricas. La planta tiene capacidad de producir sedanes Serie 3 compactos.

La planta emplea a 2,500 personas; 30% mujeres, y donde pasarán de la implementación de 500 robots a métodos 4.0 en los siguientes años.

Con arancel, el costo lo pagará el consumidor

Si Donald Trump implementa el arancel de 5% a partir del próximo lunes, los consumidores estadounidenses serán quienes paguen el costo de la tarifa, advirtió Oliver Zipse, miembro del Consejo de Administración de BMW AG para Producción. En conferencia de prensa, previa a la inauguración de la planta que requirió una inversión de 1,000 millones de dólares para producir su modelo Serie 3 para el mundo, el directivo de la automotriz alemana aclaró que BMW llegó a México para quedarse a largo plazo.

“Casi todo los países tienen tarifas (aranceles) y seguimos vendiendo coches”, respondió ante la eventual imposición de aranceles.

[email protected]