La industria avícola nacional tiene la capacidad de abastecer al mercado nacional, por lo que ya no tienen ninguna justificación los cupos de importación por 300,000 toneladas que autorizó la Secretaría de Economía desde el 2013, así como la suspensión de las cuotas compensatorias, pues el sector tuvo una rápida recuperación, después de la influenza aviar, y tiene toda la capacidad para cubrir la demanda de pollo .

En entrevista, César Quesada, presidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA),explicó que el sector ve con preocupación las crecientes importaciones de pollo en el país, pues de acuerdo con datos de la UNA, en una década las importaciones desleales (sobre todo de pierna y muslo) pasaron de 13.3 a 76% del total de pollo importado.

En el 2015 las importaciones aumentaron 480,545 toneladas, de las cuales 76.2% fue de pierna y muslo; 10.1 de filete; 7.1% de pechuga y 6% de trozos.

Aunque no se tiene el valor del impacto por las importaciones, Quesada aseguró que se está registrando a precios ?dumping, es decir por debajo del precio de comercialización e incluso por debajo de la producción. Ésa es una preocupación que tenemos, porque sabemos que existe la posibilidad de importar, pero lo que queremos es que se haga en forma justa .

Explicó que el gobierno federal en su momento tomó medidas para contrarrestar la llegada de pollo a precios más bajos que los que ofertaba el mercado nacional, uno de ellos fue aprobar cuotas compensatorias que iban de 25.7% de arancel hasta 127.5%; sin embargo, nunca se aplicaron debido a que en el 2012 se registró el brote de influenza y se temió se diera un desabasto o distorsión en los precios de pollo.

Datos de la UNA indican que para el 2016, la industria espera un crecimiento de 3%, menor a 5% que se registró el año pasado. El valor de la producción de pollo es de 78,428 millones de pesos anuales.

[email protected]leconomista.com.mx