La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés) aseguró que es una noticia “decepcionante” para la aviación y para México, la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), y retrasará entre cinco y 10 años el desarrollo de la industria aérea mexicana.

El consejero delegado del organismo, Alexandre de Juniac, dijo que de acuerdo con estudios que elaboraron, la cancelación provocará una pérdida de 200,000 trabajos y 20,000 millones de dólares menos cada año en el Producto Interno Bruto (PIB) hacia el 2035.

“Es una mala noticia. Es muy, muy malo para la aviación y para México. El país necesita incrementar la capacidad aeroportuaria; el aeropuerto actual está congestionado y se necesita uno nuevo, y cancelarlo retrasaría todo de cinco a 10 años. Sería un desastre”, afirmó.

En el marco del decimoquinto Foro de Líderes de Aerolíneas de ALTA, comentó que será un impacto grande para el país el retraso de la ampliación de la capacidad aeroportuaria en México.

Alexander de Juniac resaltó que la cancelación de la construcción de un aeropuerto se ha registrado en otros países, así como el retraso en la ampliación de infraestructura, como es el caso de Reino Unido, al cual llevó 70 años decidir la edición de una tercera pista, y en Francia.

“Eso es algo que está sucediendo, pero nunca es buena noticia para el país y especialmente cuando se habla de la ciudad principal, el aeropuerto de conectividad principal de la Ciudad de México. En esta etapa quiere decir que miles de millones han sido invertidos por gusto”, aseveró.

Refirió que esperan que este tipo de acciones no se disipe en la región, además de ser una sorpresa que este tipo de proyectos se lleve a consulta.

Por otra parte, el vicepresidente regional para las Américas de IATA, Peter Cerda, consideró que la implementación del aeropuerto actual, con el de Toluca y la base de Santa Lucía, traerá ineficiencias y no se podrá operar de una manera óptima porque es un espacio complicado.

“Pone a México en desventaja como un hub (centro de conexiones) natural en la región americana, porque la Ciudad de México es importante, la segunda economía más importante, y no tener un aeropuerto o descentralizar a tres aeropuertos es una deficiencia y no aporta un crecimiento positivo para las aerolíneas”.

Respecto a la consulta, expresó que no fue un “proceso coherente”, pues debió ser a través de expertos técnicos y “no fue un proceso transparente en este sentido”. Asimismo, adelantó que buscarán reunirse con el nuevo gobierno para buscar algún cambio de postura.

“Si los aviones no pueden aterrizar los beneficios económicos que vienen con ellos, se irán a otros lugares”, comentó el vicepresidente.