La eventual aprobación de la iniciativa preferente para modificar la Ley de la Industria Eléctrica continúa elevando la percepción de riesgo respecto a México, concuerdan analistas de BNP Paribás, Barclays, Banco Base y la consultoría Pantheon Macroeconomics.

La iniciativa preferente genera preocupación porque va contra el marco del Acuerdo Comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), concuerdan la Directora de Análisis Económico de Banco Base, Gabriela Siller y el Jefe de Investigación Económica en Barclays, Marco Oviedo.

“Aún reconociendo que su entrada en funciones dependerá de cambios constitucionales y del pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia, sigue alimentando los precedentes de un ambiente poco amigable para los negocios que va en detrimento de la recuperación económica”, advirtió desde Nueva York el estratega de Barclays, Marco Oviedo.

Aparte, la economista para México de BNP Paribás, Pamela Díaz Loubet explicó que “con independencia de que entre en funciones, genera mucho ruido en materia de inversión hacia México y sigue levantando alarmas sobre el rezago en el que está quedándose el país dentro de la transición hacia el uso de energías limpias”.

El sentimiento es similar desde Londres. El economista senior para América Latina en la consultoría Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía, advierte que “los errores de política y amenazas de Andrés Manuel López Obrador limitarán la recuperación en el futuro previsible”.

 Demandas y sanciones

De acuerdo con la experta de Banco Base, Gabriela Siller “sigue elevándose la percepción de riesgo ante el avance de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica”.

“Una de las principales preocupaciones es en torno al T-MEC por posibles sanciones y demandas internacionales por incumplimiento”, detalló en un análisis.

Y refirió que tras la aprobación del dictamen de la reforma a la Ley Eléctrica el pasado viernes, por la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, la reforma será discutida y sometida a votación en la Cámara Baja en la sesión del martes 23 de febrero.

De ser aprobada, pasará por último a la Cámara de Senadores para ser publicada como ley en el mes de abril.

El traspaso a precios

La economista de BNP Paribas, Díaz Loubet explica que en la eventualidad de que se salven los litigios y se complete la reforma constitucional para darle vida a la reforma, tendrá implicaciones en materia de competencia que terminará por afectar los precios.

Recordó que los incrementos en los precios de servicios y tarifas energéticos “tienen mas capacidad de generar traspaso a otros precios”.

Tener niveles de inflación más alto para México presionará el escenario para la Junta de Gobierno del Banco de México y claramente puede detener los flujos de inversión tan pronto como en el primer semestre.

Calificadoras atentas

Las calificadoras Moody's y Fitch han advertido que la aprobación de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, sienta una presión negativa sobre la calificación soberana de México.

La analista Soberana de Moody's para el país, Ariane Ortíz Bollin advirtió la semana pasada en un seminario virtual que al presentarse litigios de compañías privadas ante la aprobación de la reforma, se sentará un nuevo precedente negativo sobre un ambiente de negocios que de por sí ha generado incertidumbre entre los inversionistas.

La analista explicó que el mal clima de negocios en México ha terminado por minar las expectativas de crecimiento de largo plazo que son terminantes para la calificación de México que hoy se encuentra tres escalones arriba del Grado de Inversión, en “Baa1/perspectiva negativa”.

Antes, el Director Senior y colíder de soberanos para América en Fitch, Charles Seville, destacó en un webinar que la iniciativa de reforma energética ahuyenta a los inversionistas y se ha convertido en un tema de preocupación para la calificadora.

Esto porque seguirá debilitando las inversiones y afectando al crecimiento. La calificación de México en Fitch, es “BBB-/perspectiva estable”.

ymorales@eleconomista.com.mx